GC RESCATE MONTAÑA
GC RESCATE MONTAÑA

Usuarios Conectados

RUTA CIRCULAR POR EL PUERTO DE LA MORCUERA 23JULIO2014

Punto de encuentro: Refugio del Puerto de La Morcuera

Hora: 9,15

Recorrido: 11 Km.

Almuerzo: La cocina de Jesús (Cafeteria Manin) Plaza del Pueblo, 4 MANZANARES EL REAL

RUTA VERDE NÚMERO 6.-POR EL CAMINO VIEJO DE MADRID - Del Monasterio de El Paular al Puerto de la Morcuera

La Ruta Verde 6, entre el monasterio de El Paular y el Puerto de la Morcuera, es uno de los itinerarios más especiales de la Red de Rutas Verdes del Valle de El Paular. Los interesantes valores culturales y naturales que aquí se dan cita hacen de la RV 6 una agradable marcha. Gran parte de su recorrido coincide con el Camino Viejo de Madrid, que constituía el itinerario más directo entre la cartuja de El Paular y la Corte madrileña. Buena parte de esta RV 6 discurre por las orillas del arroyo Aguilón, que posee algunos de los sectores ecológicamente más valiosos de todo el Alto Valle del Lozoya. Sus riberas, protegidas en ocasiones por espectaculares farallones y cantiles rocosos, contienen bosques de galería y sotos fluviales bien conservados. Entre sus saucedas, fresnedas y en los escarpes circundantes subsisten algunas especies de altísimo valor ecológico.

ESTE RECORRIDO INDICADO ES SUBIENDO POR LA PISTA FORESTAL, Y NOSOTROS LO HAREMOS A LA INVERSA DESDE LA BALIZA 28-REFUGIO DE LA MORCUERA.

Entre las balizas 14 y 16 se puede optar por un itinerario variante, que abandona provisionalmente la pista forestal para llegar a las llamadas cumbres del Purgatorio. Permite acceder a una serie de buenos puntos panorámicos sobre las angosturas del valle del Aguilón, divisando, ocasionalmente, las cascadas del Purgatorio. Esta variante, que no es apta para bicicletas de montaña, supone un recorrido de unos 2,6 Km. para los que hay que prever, aproximadamente 1 hora a pie.

En la baliza 16 los itinerarios variante y principal confluyen de nuevo. Hasta la baliza 19 el paisaje está dominado por pinares de repoblación, distinguibles por la regularidad con que están plantados los árboles. A partir de aquí, debido fundamentalmente al endurecimiento de las condiciones ambientales con la altura, el matorral de cumbres es la formación vegetal mayoritaria, aunque aún pueden verse zonas repobladas de pinos en las que la dureza climática imposibilita su buen desarrollo. Los redondeados piornos serranos y los achaparrados enebros rastreros son las especies más representadas en las zonas altas. Sus portes y las adaptaciones que presentan les permiten soportar las bajas temperaturas, el peso de la nieve, el azote de los vientos, la alta irradiación y la escasez de agua. Poco después cruzaremos el arroyo del Algodón que desciende de Cuerda Larga. El paisaje visual se abrirá entonces y divisaremos el pico de La Najarra (2.105 m), que domina las inmediaciones del Puerto de la Morcuera.

La pista atraviesa durante 800 m una zona de amplios pastizales. En este punto se tiene una excelente panorámica de Peñalara y Cuerda Larga. En suave ascenso por la pista forestal salvaremos el curso del arroyo de la Najarra, que más abajo, tras ganar algunos afluentes, pasa a conocerse como el arroyo del Aguilón. Faldeamos, en larga curva, la ladera.

En las inmediaciones de la baliza 24 parte un cortafuegos que termina junto a la fuente y el mirador dedicado a Manuel Bartolomé Cossio, fundador, junto a Giner de los Ríos y otros, de la Institución Libre de Enseñanza. La ILE, símbolo de una corriente de pensamiento, cambió a finales del siglo XIX la forma de acercarse a la Sierra, impulsando el descubrimiento de la naturaleza como una forma de enseñanza y fomentando el excursionismo desde el punto de vista científico y deportista.

 

La baliza 25 coincide con un gran cortafuegos que surge al lado izquierdo del camino. Pasaremos cerca de una casa forestal y junto a una barrera para vehículos en la baliza 28. Alcanzaremos el refugio de la Morcuera (a 1.796 m de altitud), solitario en el puerto, donde finaliza esta Ruta Verde. Siguiendo la carretera en dirección a Rascafría, a unos dos kilómetros, encontramos un antiguo chozo pastoril reconstruido por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en un intento de recuperar las construcciones típicas de la Sierra.

 

VALLE DE LA ANGOSTURA desde el PUERTO DE LOS COTOS a LA ISLA. 16julio2014

Punto de encuentro: Aparcamiento Puerto de los Cotos

Hora: 10:00 (Desayunados)

Longitud: 10 kms.

Tiempo estimado: 4 horas. (Con Paradas)

Recorrido en descenso.

Almuerzo en la Isla (Pinos Agua)

(Se ruega confirmar para efectuar reserva de mesas)

-----------------------------------------

Existen pocas rutas en el Alto Valle del Lozoya que puedan compararse, tanto en variedad como en espectacularidad paisajística, en interés cultural y ecológico, con esta Ruta Verde 1. Puede recorrerse a pie, a caballo, en bicicleta de montaña o, al menos parcialmente, sobre esquíes, cuando la nieve lo permite.

 

En su primer sector discurre por la cabecera de aguas de la cuenca del río Lozoya, enlazando desde el puerto de Los Cotos con los caudales de los arroyos de alta montaña conocidos como de las Guarramillas y de las Cerradillas. Estas corrientes, tras recibir por su margen izquierda al arroyo procedente de la Laguna Grande de Peñalara, pasan a constituir el arroyo de La Angostura el cual, a su vez, recibirá a los arroyos del Aguilón y de la Umbría. Será a partir de esta última confluencia, ya cerca de las tapias del monasterio de El Paular, cuando la corriente de agua pasará definitivamente a conocerse como río Lozoya.

 

El punto de comienzo de esta RV 1 Es en el Puerto de Los Cotos. La Ruta Verde 1 sitúa su Km. 0 en el aparcamiento de vehículos.

 

Continuaremos de frente por la carretera de Valdesquí o por una pista que se adentra en el bosque de pinos que recubre la Loma del Noruego. Encontraremos la baliza 3 cerca de la barrera metálica donde se termina esta pista, junto a la carretera de acceso a la estación alpina Valdesquí.

 

Cruzando la barrera de la margen izquierda de la carretera hacia Valdesquí atravesaremos una amplia pradera. Una pequeña pista nos dará acceso al cercano refugio del Pingarrón. Excelente punto panorámico, desde el que se domina toda la parte superior del Valle del Lozoya, el arroyo de La Angostura, Cabeza Mediana y el Pinar de los Belgas, el Macizo de Peñalara y las Cabezas de Hierro.

 

Aprovecharemos una senda para bajar hasta el arroyo de las Guarramillas, que cruzaremos en las inmediaciones de una agradable poza con pequeño salto de agua: la Poza de Sócrates. Luego penetraremos, en subida gradual por la ladera opuesta, en la zona de viejo pinar conocida como La Cinta, con frecuentes ejemplares de pinos silvestres centenarios de gran porte. A la altura de la baliza 7 tenemos un nuevo punto panorámico excepcional. Desviándonos un poco a mano izquierda (unos 20 m), hasta un roquedo inmediato, disfrutaremos de una espléndida vista de Cabezas de Hierro.

 

En la baliza 8 la senda que traemos se bifurca. El ramal de la derecha sube hacia el circo de las Cerradillas, el collado de Valdemartín y la Cuerda Larga. Tomaremos el ramal de la izquierda, que se dirige hacia la cabecera del arroyo de las Cerradillas. Habrá que seguir la pequeña senda unos 400 m. Luego, en la baliza 10, enfilaremos la bajada girando a la izquierda, a través del bosque de grandes pinos silvestres. Cuando termine la pendiente, un puente de madera nos permitirá salvar el arroyo de las Cerradillas. En la baliza 15 entroncaremos con una ancha pista forestal.

 

Esta pista forestal nos adentrará, en el transcurso de los siguientes kilómetros, por algunos de los mejores sectores del Pinar de los Belgas. A la altura de la baliza 20 pasamos sobre el arroyo de la Laguna de Peñalara que aporta al arroyo de la Angostura los caudales procedentes del Circo Glaciar de Peñalara. Abandonando la pista principal en la baliza 21 cambiaremos de orilla por el puente de madera de los Hoyones, que salva el paso del arroyo de la Angostura entre centenarios ejemplares de abedul (baliza 22).

 

A medio camino entre las balizas 22 y 23 el itinerario coincide con el antiguo camino histórico entre el monasterio de El Paular y el puerto de Los Cotos por el valle de La Angostura.

 

A la altura de la baliza 24, en un claro del bosque, disfrutaremos de buenas vistas sobre Cabeza Mediana: un buen lugar para la observación de los singulares buitres negros. Junto a la baliza 25 encontraremos otro puente antiguo (el de La Angostura), en este caso de piedra, paraje con hermosas pozas. Pero no lo utilizaremos esta vez para cambiar de orilla... Continuaremos recto, sin coger la pista que sale a la derecha, para vadear más adelante el arroyo Barondillo (también llamado Valhondillo en algunos mapas), en torno a cuyo curso crecen algunos tejos y frecuentes acebos. El paso de este cauce puede resultar problemático en la época de deshielo o tras fuertes lluvias. Poco después del arroyo encontraremos las balizas 28 y 29.

 

A la altura de la baliza 30 la vía forestal se transforma en camino carretero antiguo. Este nos irá llevando por la orilla derecha del arroyo de La Angostura, de gran belleza. En ocasiones con espectaculares abedules, donde los pinares y robledales se mezclan con interesantes bosquetes de vegetación ribereña. A la altura del pequeño embalse del Pradillo, poco después de la baliza 34, tenemos un excelente punto panorámico.

 

La baliza 35 marca la zona conocida como La Isla, donde existen restaurantes de gran tradición. El lugar es fácilmente accesible desde la carretera M-604 (Rascafría- Los Cotos) y concentra gran número de visitantes durante los fines de semana en la orilla del río. El paraje de La Isla constituye un excelente punto de acceso intermedio a esta Ruta Verde.

En la Isla Parada y fonda.

Ruta por las Pesquerías Reales (Segovia) 9julio2014

PUNTO DE ENCUENTRO:

Puerto de Navacerrada 09:30 L.T. (Local Time)

 

RECORRIDO:

Puente de La Cantina en las 7 revueltas hasta Valsain (10 Km) dejando coches en inicio y fin de recorrido. Así es como lo hicimos el año pasado

 

ALMUERZO:

En la ruta. Sitios sugeridos: Los Asientos o Boca del Asno

 

 

 

RUTA POR LAS PESQUERIAS REALES (SEGOVIA)

 

Las Pesquerías Reales fueron habilitadas por Carlos III, gran aficionado a la pesca y considerado el mayor “trotamundos” del reino, por ello debido a su afición a los grandes paseos y prácticas deportivas habilito en este lugar parte del sendero y construyo diferentes saltos de agua para mejorar la pesca.

Las obras se llevaron a cabo entre los años 1767 y 1769 y consistieron en alicatar nueve largos kilómetros de la orilla del río Eresma.

Después de dos siglos esta obra pervive algo deteriorada por el paso del tiempo, pero se puede recorrer en su totalidad realizando un bonito paseo paralelo al río Eresma, agradable camino en todas las épocas del año debido a que nos encontramos en una zona muy frondosa.

Es una ruta lineal con ida y vuelta por el mismo camino, con escaso desnivel.

La ruta se puede iniciar desde El Pantano del Pontón, en donde encontramos una calzada habilitada y paneles explicativos.

A unos cuatro kilómetros encontramos Valsain, alli podemos observar las ruinas de la antigua edificación de el antiguo palacio de Carlos I, primer palacio de recreo de la zona que fue pasto de las llamas.

Pasaremos por unas praderas casi sin vegetación para introducirnos a una chopera donde encontramos “El Puente de los Canales” curioso acueducto construido en tiempos de Carlos I para regar los jardines de su palacio y hoy en día todavía en funcionamiento.

A unos 6 kilómetros aproximadamente llegamos a “Los Asientos”, donde encontraremos una zona de recreo.

Podemos seguir a la siguiente área recreativa “La Boca del Asno”, allí encontramos el Centro de Interpretación en donde nos podrán facilitar una amplia información de la zona y rutas a realizar.

A lo largo de la ruta de Las Pesquerías Reales podemos ver escaleras labradas en la propia piedra, que son los puestos de pesca, desde los que observaremos con total tranquilidad como nadan las truchas.

Un camino con historia en el que dar un agradable paseo disfrutando del maravilloso entorno que nos rodea.

 

http://www.rutasyviaje.net/2012/07/ruta-por-las-pesquerias-reales-segovia.html

 

Laguna de los pájaros. 2 de julio 2014

La Laguna de los Pájaros en Grupos de a 8…

 

 

Marcha de ida y vuelta por el mismo itinerario.

Recorrido: 10,79 km.

Tiempo estimado 5 horas ida y vuelta

Dificultad: media

Punto de Encuentro; Puerto de Cotos: 09:30

Almuerzo: En la Ruta o en el final de recorrido.

 

Recorrido: Partimos del parking del Puerto de Cotos y nos dirigimos hacia la Casa del Parque que vemos al otro lado de la carretera. Es el centro de información del Parque Natural de Peñalara donde podemos obtener información sobre ésta y otras rutas por el parque. Seguimos el camino empedrado que sale a la derecha de ésta casa que a pocos metros se convierte en un camino ancho de tierra que va subiendo entre los pinos y donde encontramos a nuestra izquierda la Fuente Cubeiro. Unos metros más arriba, en una curva que gira a la izquierda, encontramos el Mirador de la Gitana desde el que podemos observar una buena panorámica de la Cuerda Larga. Pocos metros después nos encontramos con un cobertizo en el que podemos ver carteles informativos sobre el parque y a su derecha salen unas escaleras que nos dejan en un sendero que comienza a bordear una loma ya sin pendiente. En un primer tramo el sendero transita entre pinos hasta que poco después el pinar va clareando y se abre a nuestra derecha una bonita panorámica del Valle de Lozoya. El sendero nos lleva a pasar junto a la Fuente del Cedrón, última oportunidad para poder coger agua. El sendero termina de bordear la loma y poco a poco va apareciendo delante de nosotros el circo de Peñalara. Sobresalen en el circo como guardianes de sus lagunas las cumbres de Dos Hermanas, Hermana Menor (2.271 m.), Hermana Mayor (2.280 m.) y el pico Peñalara, el más alto de la sierra de Guadarrama con sus 2.428 m. Unos metros antes de llegar a un chozo de piedra que hay junto al camino, sale a nuestra derecha un puente que debemos cruzar para coger el sendero que lleva a la Laguna de Los Pájaros, como indica el cartel situado al comienzo del puente. Comienza ahora un tramo más empinado y pedregoso que nos lleva a superar un repecho donde el sendero gira a la derecha para comenzar a llanear al tiempo que bordeamos una loma que esconde nuestro objetivo. Tras bordear ésta última loma, aparece ante nosotros una hondonada hacia la que nos dirige el sendero para volver a remontarla y alcanzar una terraza donde se asientan varias lagunas, entre ellas, nuestro objetivo, la Laguna de los Pájaros. Alcanzada la citada terraza podemos observar a nuestra derecha la Laguna de los Claveles, y más adelante, tras un agradable paseo y sin ninguna dificultad llegamos a la Laguna de Los Pájaros. En primavera éste lugar muestra unas hermosas y verdes praderas donde poder comer plácidamente sentados junto a la laguna.

De la Barranca al Peñotillo por el pantano de Maliciosa. 25 jun 2014

Desnivel: 624 metros Recorrido:7, 534km. Punto de Encuentro:09:30 hrs. Primer Aparcamiento de La Barranca. Hora estimada finalización: 17:06 hrs. Almuerzo: Se puede dejar en los vehículos, ya que se realizará en el mismo sitio que el miércoles pasado.(Protegida del calor) Itinerario Se comienza en el primer aparcamiento de La Barranca, y por una senda paralela a la carretera se baja en búsqueda de un camino que encontraremos como a 1 Km. y que sube hacía el Embalse de La Maliciosa que bordearemos por su izquierda. Hasta aquí habremos recorrido unos 2 Km. Unos 600 metros después nos debemos desviar hacia la derecha en busca de otra senda que sube hacia El Peñotillo. Fuerte desnivel hasta recorrer los 4,5 Km. y llegar a la parte inferior por donde discurre otra senda a su izquierda, que baja paralela al Arroyo de La Maliciosa y nos dejara en el primero de los Embalses que cruzaremos por encima de la presa, para llegar al último de los aparcamientos y desde allí desplazarnos al lugar donde hemos aparcado nuestros vehículos. La comida se puede dejar en los vehículos, ya que se realizará en el mismo sitio que el miércoles pasado.(Protegida del calor) Enlace mapa Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7148000

Puerto de Navacerrada <> El Ventorrillo Por la senda de Las Tuberias 18 junio 2014

Camino de la Tubería

Puerto de Navacerrada- Tuberias- Mirador de las Canchas - El Ventorrillo -

 

INTRODUCCIÓN

Punto de Encuentro: Puerto Navacerrada 09:30

Almuerzo en La Ruta.

 

LA SIGUIENTE DESCRIPCION LA DEBEIS DE TOMAR COMPLETAMENTE AL REVES. ES DECIR SE COMIENZA EN EL PUERTO DE NAVACERRADA Y SE ACABA EN EL VENTORRILLO.

 

8,270 m

Dificultad: Fácil

Desnivel de Subida 485m

Desnivel de bajada 85m

Agua; No hay fuentes naturales

Se trata de un camino corto perfecto para una de esas jornadas en las que no tenemos mucho tiempo para dedicar a la montaña o para introducir en el mundo montañero a profanos que a penas se han alejado de las áreas recreativas. Transcurre junto al cordal de Peña Pintada y en la zona alta del valle de la Barranca, uno de los más bonitos de la Sierra de Guadarrama, y termina en el archiconocido puerto de Navacerrada (1.858 m). Esta ruta de senderismo transcurre por parajes diversos: atraviesa tanto densos bosques de pino silvestre como zonas de matorral de alta montaña (piornos y enebros) que permiten vistas lejanas de algunas de las montañas más emblemáticas de la zona central del Guadarrama.

 

CÓMO LLEGAR

 

Con el coche iremos por la carretera que sale de Navacerrada y sube al puerto de mismo nombre. Dejaremos el coche en una explanada de tierra que queda a la derecha de la calzada a una altitud de 1.466 m*, antes de llegar al puerto. En este lugar veremos una barrera que da comienzo a una pista forestal, en la que comienza la ruta.

 

(*) Es fácil saber la altitud a la que se circula en esta carretera porque hay un cartel informativo cada vez que se alcanza una cota múltiplo de cien metros (1.100 m, 1.200 m, 1.300 m,...).

 

ITINERARIO

 

Comenzaremos a ganar altura suavemente en la pista forestal que veremos en la explanada. Transcurre por un bosque de pino silvestre mientras hace cerradas curvas como consecuencia de su poca inclinación. De vez en cuando nos encontraremos con pequeños promontorios de granito o praderas que sirven de miradores desde los que ver la llanura madrileña. A la cota de 1.750 m llegaremos al mirador de las Canchas, una pradera con carteles informativos desde la que se ve por primera vez el alto de Guarramillas y la Maliciosa coronando el valle de la Barranca.

 

En este lugar abandonamos la pista forestal para tomar una senda bien marcada que sale de la pista en el lado contrario de la pradera del mirador. Veremos que esta senda se adentra de nuevo en el pinar mientras asciende muy suavemente. Este es el camino de la Tubería, conocido porque bajo él hay una tubería de cobre abandonada que abastecía de agua corriente al puerto de Navacerrada. Hay tramos del sendero en los que la tubería queda al descubierto. Una vez que nos adentramos en este camino, avanzamos entre llaneos y leves subidas en una zona muy próxima al cordal.

 

El sendero alcanza esta cornisa, lugar desde donde se ve Siete Picos y el valle de Navalmedio (el de la otra vertiente), y después se aleja de nuevo del cordal para poco a poco salir del pinar. Es entonces cuando estamos en la zona más alta del valle. El camino hará una zeta y pocos metros después volverá a alcanzar la cornisa –con un relieve más suave esta vez- para después salir del valle y enfilar el tramo final desde el que vemos el puerto de Navacerrada. A partir de este punto (1.944 m) el camino pierde altura poco a poco hasta llegar al propio puerto, donde podemos tomarnos algo para recuperar energía. Aquí podemos volver al coche por el mismo camino de ida o por la carretera que atraviesa el puerto y baja hasta la explanada donde dejamos el coche. En esta ocasión tuve la suerte de ser recogido en el puerto por el coche que me llevó al punto de inicio de la ruta.

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view6721442.do?id=

 

 

 

Marcha Nocturna por la Alcarria (10 y 11 de Junio de 2014)

Los que quieran asistir a la marcha del miércoles día 11. El punto de encuentro será a las 11:00 en el Hostal Casa del Obispo. (Buendia).

 

(El desayuno (*) corre a cargo de los que han pernoctado en el Obispado) (*) Solo café; mariconadas de tostadas, pan con aceite, churros, porras y bollería son por cuenta de cada cual y de cada cuala))

 

Adjuntamos un enlace en el que podeis empaparos de las dos rutas que vamos a realizar:

 

http://www.furgovw.org/index.php?topic=266937.0

 

Últimas noticias. He alquilado las 10 habitaciones disponibles. Se pueden ocupar a partir de las 12 de la mañana. El Hostal tiene Restaurante y cafeteria. Como unos podrán ir por la mañana y otros por la tarde, la hora de la quedada oficial será entre 19,30 y 20 horas. Sobre esa hora cenaremos y nos preparamos para la ruta nocturna. Al día siguiente desayunamos en el hostal y hacemos la ruta de Las Caras. Ya organizaremos el tema de la comida allí mismo o en otro lugar en función de los tiempos y de la hora de la vuelta. Únicamente tenemos una plaza libre masculina. Adjunto el enlace a la página del hostal, podéis empezar a darme la paliza. http://www.espaciorural.com/502/2070/Hostal_Rural_Casa_Obispo.html

PUBLICACIONES

Peña Citores por la Senda del Batallón Alpino (4 junio 2014)

SENDA DEL BATALLÓN ALPINO

 

Ruta circular.

Recorrido: 7 km

Tiempo: De 3 a 4 horas.

Desnivel: 350 m.

Almuerzo: En el recorrido de la marcha.

Punto de Encuentro: Puerto de Los Cotos 10:00 h.

----------------------------------------------

Puerto de Cotos (1829m) - Collado de Peña Citores (2181m) - Peña Citores (2181m). Regreso por el mismo itinerario.

Se sale desde el Puerto de los Cotos y nos dirigimos al chalet-refugio del Alpino. Junto a él, a su derecha está el mirador Lucio, pequeña área con paneles informativos, desde el mismo mirador sale un entarimado de madera con escalones que se adentra en el pinar (camino del batallón alpino), subimos por él.

A los pocos metros damos con una valle formada con troncos de madera y un cartel que indica "pico Peñalara- Mirador Zabala", allí mismo hay una portilla en la valla que da acceso a un camino hacia la izquierda señalizado con círculos pintados de color amarillo en los troncos de los árboles. Lo seguimos. Este camino va durante la primera media hora por el interior del bosque, ascendiendo continuamente, saliendo luego a una zona de monte bajo, piornos y escabones, en el que hay un tramo algo perdido. Después, hay un largo tramo casi horizontal con una breve subida en las proximidades del collado que forma Peña Citores y la Hermana menor de dos Hermanas.

Hasta aquí se tarda aproximadamente una hora y media desde el puerto.

En este lugar encontramos la fuente de los pájaros, situada unos metros antes del collado, una gran explanación bajo el collado y una gran construcción de piedra un poco más allá. Hacia esa construcción nos dirigimos.

Se trata de uno de los mayores fortines-parapeto de tipo reducto construido en la sierra de Guadarrama. Era la denominada posición intermedia, empezada a levantar y ocupada en el verano de 1937, por las fuerzas de la 31 Brigada Mixta y a partir del invierno de ese mismo año por el Batalló Alpino.

Abandonamos el fortín y nos dirigimos a lo más alto del Cerro de Peña Citores. Desde ese punto se ven en dirección a La, Granja los restos de instalaciones de un observatorio de artillería y que funciono durante toda la guerra.

Bajando un poco en dirección a La Granja está situada una de las construcciones militares más singulares y mejor conservadas de toda la sierra de Guadarrama.

(Senderos de guerra - Jacinto M. Arévalo)

_________________________________________

 

Todos los jueves, en un café de la madrileña calle del Príncipe, diez hombres que rondan los 90 años de edad se reúnen para recordar los tres peores inviernos que nadie haya pasado jamás en la sierra de Guadarrama. Son quizá los últimos supervivientes de aquel Batallón Alpino que fue organizado en septiembre de 1936 por el Partido Comunista para mantener a raya desde las cimas más altas de Madrid a las fuerzas rebeldes acantonadas en La Granja (Segovia). Esto es lo que uno de esos viejos leales, don Miguel Oronoz, nos ha contado.

 

Formaban el batallón miembros de las sociedades Deportiva Excursionista y Peñalara, de extracción más humilde e ideario más puro y gineriano que el elitista Club Alpino Español: montañeros audaces como Teógenes Díaz o Ángel Tresaco, campeones de esquí como Luis Balaguer o Manolo Pina. A mediados del 37, al unírsele el Batallón Juventud –de filiación socialista–, llegaría a contar con un total de seis compañías y unos 600 hombres para cubrir un frente de 33 kilómetros, desde la peña del Cuervo, cerca del puerto de Guadarrama, hasta Peñalacabra, junto al de Navafría.

 

Ellos abrieron desde el puerto de Cotos (1.848 metros) la senda del Batallón Alpino para abastecer las posiciones de Peña Cítores (2.180), Dos Hermanas (2.285) y Peñalara (2.428), que eran con diferencia las más duras del frente. No es que hubiera mucha acción –en realidad, este sector se mantuvo inalterado durante toda la guerra–, pero nieve toda la del mundo, y así don Miguel tiembla aún al recordar aquel grueso chaquetón que la Pasionaria se trajo de Moscú para el que más lo necesitara en España, y cómo aquellos cientos de hombres, elegidos por sus sabañones, decidieron libremente que sirviera como puerta en uno de los míseros chozos donde pasaban las gélidas noches peñalaras. Ni que decir tiene que un regalo como ése, en otro ejército, hubiera seguido el conducto reglamentario hasta acabar en el guardarropa de un general.

 

Dicha senda nace junto al albergue del Club Alpino Español –lo cual no deja de ser una paradoja, por lo que antes dijimos–, que es el edificio situado a más altura en el puerto de Cotos. En la esquina superior derecha de este viejo chalé de piedra, veremos un letrero que indica: “Pico Peñalara, Mirador Zabala”. Y siguiendo la empinada trocha como cosa de cien metros, una bifurcación: a la derecha, se desvía un ramal que culebrea monte arriba junto al alargado calvero por el que discurría la línea del telesilla Zabala, desmantelado por la Consejería de Medio Ambiente tras adquirir los terrenos de la estación de esquí de Valcotos en 1998 –una batalla ganada por todos los amantes de la naturaleza–; mientras que a la izquierda, señalizada con borrosos círculos amarillos, continúa su ascenso la senda del Batallón Alpino rumbo a Peña Cítores.

 

En una hora, al poco de dejar la sombra del pinar por la solana fragante del piornal, alcanzaremos un collado raso coronado por una posición fortificada circular, del tamaño de una plaza de toros, sita a caballo entre Peña Cítores –a nuestra izquierda– y Dos Hermanas –a la diestra–, desde donde se atalayan las más altas cumbres de la sierra: desde Peñalara hasta la Mujer Muerta, pasando por Cabezas de Hierro, las Guarramillas, Siete Picos, Montón de Trigo...

 

La misma trocha que pasa junto a esta defensa nos conducirá en un periquete hasta otra que se asoma a la ladera norte de Peña Cítores, y que está formada por dos muros paralelos de tosca mampostería de más de un metro de espesor, con vistas a Valsaín y su pinar, La Granja y todas las tierras de pan llevar de Segovia. Pero, mucho más que el panorama, impresiona el tiempo detenido: los parapetos intactos y las heridas en la tierra que ni el piorno, ni el enebro, ni el cervuno han querido borrar después de 61 años de paz, casi como si la montaña fuera consciente de que, en un café de la madrileña calle del Príncipe, diez hombres aún recuerdan.

 

(Andrés Campos)

Senda Ortiz (bis) La Barranca - 21 mayo 2014

Quedada: Aparcamiento de La Barranca 09:30 horas.

Almuerzo: Sede culinaria del Navi en Alpedrete.

 

Ficha

 

Tiempo: Tres horas.

Longitud: 9 kilómetros.

Recorrido: Excursión circular.

Desnivel: 370 metros, (Aparcamiento La Barranca, 1.380 metros – Mirador de Las Canchas, 1.750 metros).

Dificultad: Fácil.

 

 

El camino Ortiz es una cómoda ruta, sin complicaciones, con un desnivel y longitud moderados, que le hacen accesible para todos los públicos. Recorre uno de los más tranquilos pinares del Valle de La Barranca, escenario privilegiado para el excursionismo del término municipal de Navacerrada. Por si fuera poco, concluye en un mirador que ofrece una de los más espectaculares paisajes que pueden contemplarse en el Guadarrama, el de los barrancos que cercan por su vertiente sur a dos colosos serranos: el Alto de las Guarramillas y La Maliciosa.

 

Nadie da cuenta del porqué de este camino, a pesar de haber sido primorosamente señalizado por la Comunidad de Madrid hace media docena de años. Deteriorada por el paso del tiempo y en parte desaparecida, la cartelería que cuenta a los senderistas las maravillas de la flora, la fauna y el paisaje de esta parte del Guadarrama, es un grito mudo que pide una revisión, al tiempo que explica el mal de los caminos madrileños: que una vez abiertos nadie se encarga de mantenerlos en buen uso.

 

Para comprobar todo ello, deben andar por la pista que es continuación de la carretera que lleva al fondo de La Barranca. Arranca a los pies del hotel, del mismo nombre, y traspasa la barrera que lo cierra. En suave ascenso deja a mano derecha los embalses del pueblo de Navacerrada, primero, y del Ejército del Aire, a continuación, sendas represas del río Navacerrada de gran predicamento entre los pescadores de la región.

 

Algo después, a la altura de la primera curva cerrada a mano izquierda, la senda alcanza el área recreativa de Las Vueltas, cuya alambrada encierra de pino a pino, parque de aventura arborícola. Con una nueva curva, ahora a la derecha se sobrepasa este lugar, continuando una larga tirada recta, en la que con dirección norte la pista se adentra en la montaña.

 

Hay que dar dos nuevas curvas, a izquierda y derecha, para justo en mitad de la segunda abandonar la pista por el sendero que sigue de frente, dirección Sur. En su inicio un poste metálico azul con las siglas SL y una flecha indica el inicio del camino Ortiz.

 

Moderado ascenso

 

En suave subida, la senda atraviesa la ladera de Canto Gordo, también conocida por La Gorda, adaptándose a sus caprichos. Al principio cruza el cerrado pinar, aunque más adelante cruza varios calveros del monte permitiendo contemplar el panorama del pie de sierra. Más adelante, el camino vuelve a emboscarse y de esta manera cruza la pequeña garganta que forma en su bajada el arroyo del Chiquillo, en un paraje especialmente agradable.

 

Atravesada esta angostura, el camino se empina un corto tramo y continúa atravesando la ladera hasta que alcanza una amplia bifurcación. Tomar el ramal de la derecha que no tarda en alcanzar una extensa pradera. Aquí se localizaba el Real Sanatorio del Guadarrama, una de las instituciones que hasta mediados del siglo XX ofrecieron cobijo y sanación a enfermos pulmonares en la sierra madrileña. Abandonado en los pasados sesenta se utilizó como escenario de La noche de Walpurgis, película de terror protagonizada por Paul Naschy y rodada en 1970. Después de aquello, y hasta que fue dinamitado en los ochenta, sirvió a partes iguales como refugio ocasional de excursionistas y punto de encuentro de los noctámbulos serranos.

 

El camino cruza el borde oriental de la pradera y, tras un corto y descarnado repecho, se alcanza una pista forestal. Tomada a la derecha conduce en corta tirada a la carretera del puerto de Navacerrada, medio kilómetro antes del Ventorrillo. Nosotros la seguimos a mano derecha. Por ello, se gana altura, hasta que 700 metros después, alcanza un despejado hombro en el extremo meridional de las estribaciones de la Sierra de Las Cabrillas.

 

En el borde de los prados que ocupan este paraje se localizan los tres grandes paneles que explican lo que se ve en este Mirador de Las Canchas.

 

Colgado sobre La Barranca ofrece sensacionales vistas de los cerrados bosques que tapizan este valle y los abruptos barrancos del Infierno y La Maliciosa, la desconocida vertiente sur del Alto de Las Guarramillas y el irregular frontón, que es el lado occidental de La Maliciosa. Para regresar al punto de partida lo mejor es continuar por la pista en el sentido que llevamos. Es decir, rumbo norte, por la larga bajada que lleva hasta el fondo de La Barranca, siguiendo en todo momento la pista principal.

 

 

De Navacerrada a las 7 Revueltas pasando por la Fuenfría (14 mayo 2014)

Quedada 9,15 Bomberos. 9,30 Aparcamiento Pto.Navacerrada.

 

Almuerzo: Comeremos en el monte, hay que llevar las mochilas bien repletas.

 

Primer tramo. Desde el Puerto de Navacerrada a Puerto de La Fuenfria; luego hay otros tramos….

 

Tiene una distancia de 6 Km. El tiempo estimado de recorrido es de 2 horas. Se inicia en el Puerto de Navacerrada (1860 msnm) y continua por la carretera asfaltada que asciende a la derecha de la Venta Arias, cuyo edificio se distingue por la forma circular de la fachada, situado a la izquierda de la carretera en el punto culminante en que alcanza el puerto, según se circula en sentido a La Granja. Enseguida se pasa junto a las instalaciones de la pista del Telégrafo que quedan a nuestra izquierda. Se prosigue por la pista asfaltada hasta la explanada de la pista de esquí llamada el Escaparate. Hacia el norte, muy próximo, queda el final de la carretera y la Residencia del Ejército del Aire en la loma de los Cogorros. Se abandona la carretera en la zona en la que se encuentra el acceso a la pista de El Escaparate, se atraviesa la explanada hacia el oeste y se continúa hacia una pista forestal que queda al final del vallado metálico de la zona de esquí. Un panel informativo indica la ruta a seguir y otro posterior señaliza el desvío a la pista de esquí de fondo, que discurre por encima y a la izquierda del Camino Schmid.

Al poco de internarnos en el senda saldremos a la pista de esquí El Bosque, que cruza de forma transversal, en descenso hacia el fondo del valle, a continuación se pasa bajo el telesilla del mismo nombre. A continuación, tras una media hora de andadura durante la cual cruzaremos y dejaremos atrás una pista que baja hacia el valle, el sendero tiene un trazado descendente adentrándose en la arboleda. Entre pinos silvestres, helechos, piornos, retamas y rocas de granito y gneis, se llega al arroyo del Telégrafo, llamado así por encontrarse antiguamente, muy por encima y a la izquierda, el telégrafo óptico.

Descendiendo un poco por la margen derecha del arroyo encontraremos una pequeña fuente. En unos diez minutos más, hacía el Km 2 del recorrido, se atraviesa por la parte alta de una zona de acampada llamada pradera de Navalusilla. Desde este punto puede divisarse el valle de Valsaín que hasta ahora no era visible por el denso pinar. Pasada la pradera el sendero vira hacia el oeste. En este tramo se alternan pequeñas subidas con otros tramos más llanos. Tras cruzar varias pequeñas vaguadas y arroyuelos, el trazado de la senda se hace más abrupto y abundan los repechos. Cuando llevamos casi una hora de camino, hacia el kilómetro 4, se encuentra una bifurcación a la derecha, que corresponde a la Senda de los Cospes, que discurre horizontalmente bordeando la ladera norte del Cerro Ventoso por la que se llega al Puerto de la Fuenfría. La continuación del Camino Schmid es por la senda de la izquierda, que sube en fuerte rampa hacia el Collado Ventoso, de 1.892 msnm.

Nosotros tomaremos la Senda de los Cospes, que en 2Km de cómoda subida nos llevará al Puerto de La Fuenfria. Desde allí regresaremos por el mismo camino unos 200 metros para coger el Camino de Lumbralejos, también denominado GR-10.1 atravesando el arroyo de Lumbralejos hasta llegar a la Pradera de Navalazor donde habremos recorrido otros 3,5Km. Desde allí hasta el final del recorrido en la carretera de las 7 revueltas quedan únicamente 1,5Km.

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6797951

 

Información complementaria por los alrededores

 

http://www.excursionesysenderismo.com/rutas/r_segovia/ruta_288_se.htm

 

NAVALAZOR Y NAVALVIENTO

 

Texto de: Andres Campos

Nava es una palabra tan vieja, tan vieja, que ya no puede andar por el mundo sin la ayuda de otras, hasta tal punto que, sólo en Madrid, ocho poblaciones la llevan aupada en el nombre para que no se pierda: Navacerrada, Navalafuente, Navalagamella, Navalcarnero, Navalespino, Navarredonda, Las Navas de Buitrago y Navas del Rey. Tan vieja, que nadie sabe su origen: los académicos dicen que es vascuence; el padre Guadix, que árabe. Ni qué demonios quiere decir. Real Academia: “Llanura generalmente cultivable, a veces pantanosa, situada entre montañas”. María Moliner: “Terreno inculto, bajo y, a veces, pantanoso, situado generalmente entre montañas”. Julio Casares: “Valle o tierra baja y llana, a veces pantanosa”. Generalmente, a veces, generalmente, a veces... ¿Qué es esto? ¿Un concurso de balbuceos? ¿Y dónde se ha visto tanto pantano?

 

Si los vigilantes del castellano anduvieran más el campo, en lugar de empantanarse en despachos y congresos, descubrirían que la sierra del Guadarrama está llena de navas, no pocas de ellas a más de 1.600 metros (¡tierras bajas!), que no son valles ni mucho menos zonas pantanosas, sino simplemente –y esto lo saben hasta las vacas sin necesidad de diccionario– praderas. Hermosas praderas como Navarrulaque, Navalusilla, Navas de Cabezas de Hierro, La Nava de Manzanares..., y quizá las que más, Navalazor y Navalviento.

 

Navalazor y Navalviento son un buen lugar para recuperar viejas palabras. En estas navas que caen al norte de Siete Picos, en estas praderas gemelas que alfombran un estribo de más de 1.700 metros de altura que se desprende de Cerro Ventoso, resuenan aún las voces de los antiguos gabarreros, aquellos duros y valerosos serranos que en tiempos menos mecanizados se afanaban en la corta y acarreo de madera en estos pinares de Valsaín. Suyas eran voces como 'cotilazo' o 'sesgado', para referirse a los distintos golpes de hacha, y expresiones como 'hacer leña a boca cántaro', 'sacar cachas a solaire' o 'resegar a cazuelo', que ciertamente no figuran en los léxicos oficiales y que están a punto de perderse –acalladas por el estruendo de las sierras mecánicas y los 'bulldozers'–, como lo están muchas de las sabias sendas abiertas por ellos en el bosque: la del Cantizal, la cuesta de los Muleros, el camino de los Lumbralejos... Sendas todas que el excursionista deberá nuevamente hollar, aunque sea sólo a trechos, para acercarse a Navalazor y Navalviento.

 

Sabido esto, el caminante deberá principiar su jornada ascendiendo por la pista asfaltada que nace en la quinta de las Siete Revueltas –a contar desde el puerto de Navacerrada–, la cual pista remonta el arroyo del Telégrafo como antaño hacían los hacheros por la senda del Cantizal. A un par de kilómetros, justo al cabo del asfalto, desagua en el Telégrafo el arroyo del Ventoso (o del Chorranco), debiendo optar aquí el excursionista por el camino que orilla este último para, en otro kilómetro más, virar a la derecha y atrochar monte arriba hasta alcanzar la pradera de Navalviento.

 

Restos de majadas esparcidos por el raso murmuran de una edad pastoril que ya caducó; aquella edad que Cela sintió declinar cuando, asomado al balcón del puerto de Navacerrada –un académico en el campo, cosa tan rara–, hablaba de los corrales de Navalviento, “por donde se pelean el lobo y el viento”. Pasó el lobo, pasó el “pastorcillo de cabras ataviado con las eternas y siempre jóvenes y de viejo aspecto prendas de sus industrias y de sus oficios de lobezno”. Y en Navalviento sólo quedó en pie la “vieja decoración del Guadarrama”: a naciente, los Cogorros y las Guarramillas; a mediodía, el murallón de Siete Picos; a poniente, la ingente parva del Montón de Trigo; y al norte, el cerro y la pradera de Navalazor.

 

Más al norte aún, bordeando Navalazor, el camino de los Lumbralejos, de gabarreros también, cierra el círculo de esta andadura que han de emprender todos aquéllos que tengan madera de caminantes.

 

Senda Maeso y La Lagunilla (si la encontramos) 7 mayo 2014

Lugar y hora de la quedada.- Aparcamiento de Manzanares El Real al lado de la parada de autobús y Supermercado Eroski. A las 9,30

 

Almuerzo: Restaurante en Manzanares El Real

 

Descripción de la ruta.-La ruta tiene un desnivel bastante fuerte (400m) pero es corta (7,5 km). El suelo es bueno y la ruta no tiene pérdida. El trayecto que proponemos es ir y volver por el mismo recorrido. También se puede hacer la ruta circular bajando por El Tranco, pero la pendiente es mucho mayor y las vistas de ese tramo no son las más bonitas, por lo que recomendamos hacerla como indicamos en el plano. La ruta arranca del pueblo de Manzanares el Real, por lo que no es necesario madrugar para evitar el corte de circulación del parking de Canto Cochinos. La senda se dirige al Norte por un Pequeño Recorrido (PR) llamado la Senda Maeso y marcado con franjas de pintura Amarilla y Blanca, por lo que es sencilla de seguir. El camino es de subida constante, pero las vistas merecen la pena. Nada más comenzar la subida ya se ven bonitas formaciones rocosas. Tras algo m de un kilómetro de ascensión, se abre un valle a nuestra izquierda. Si tenemos unos prismáticos o una cámara con teleobjetivo podremos ver a una distancia de aproximadamente un kilómetro el Alcornoque del Bandolero y la roca conocida como El Indio. Durante la subida nos encontramos rodeados por todas partes por rocas. Merece la pena tomarse la subida con calma y parar a descansar y disfrutar de las vistas. Seguiremos andando hasta que el camino pasa junto a una de las rocas más famosas de La Pedriza, en esta ocasión no tenemos que recurrir a ninguna guía para saber cómo han llamado a la roca. Estamos ante el famoso Caracol de la Pedriza. Si miramos hacia arriba es fácil ver buitres sobrevolando nuestras cabezas. Un poco más arriba pasaremos dejando a nuestra izquierda otra de las rocas famosas de la Pedriza, esta se llama el Candelabro, y su tamaño y forma es realmente impresionante. Casi dos kilómetros después de iniciar la ruta veremos un cruce de caminos en el que se abre un valle muy ancho y relativamente llano a la izquierda (Oeste). Es el comienzo de la Gran Cañada, que es el camino que pasaremos a seguir. La Gran Cañada es un valle con una gran pradera encajonado entre las montañas de la Pedriza. Desde el cruce avanzaremos hacia el Este disfrutando de las vistas. A lo largo de la Gran Cañada veremos varios Vivacs o refugios para pasar la noche. La ruta GPS recorre kilómetro y medio de la Gran Cañada, hasta llegar al cruce de caminos con la senda de El Tranco. A continuación la ruta seguiremos a la derecha unos 800 metros para girar a la izquierda y tratar de localizar la Lagunilla. La vuelta se puede realizar o bajando por la senda del Tranco, o volviendo por el camino que hemos venido. La ruta del GPS es volviendo por el camino que vinimos, dado que las pendientes son inferiores y para nuestro gusto el paisaje es más bonito aunque se repita.

 

Más información:

http://www.excursionesysenderismo.com/rutas/r_madrid6/ruta_355_m6.htm

 

Enlace al mapa del recorrido:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6754791

 

Pasamos por escenarios de rodajes de películas importantes:

http://lapedrizamadrid.wordpress.com/2011/06/09/ruta-cine-la-pedriza/

 

http://www.manzanareselreal.org/turismo/index.php?option=com_content&view=article&id=70:hasta-1969&catid=42:manzanares-y-el-cine&Itemid=75

Subida al Monte Abantos (30 abril 2014)

LUGAR DE LA QUEDADA

 

Km 5,800 M-600 Carretera Guadarrama hacia El Escorial Aparcamiento del inicio de la carretera de subida al Arboreto Luis Ceballos Antes El Tomillar Ahora Picnic-Gourmet

 

HORA: 9,15

 

ALMUERZO: En la sede del Navi en Alpedrete

 

Ruta de subida al Monte Abantos, uno de los más importantes de la Sierra de Guadarrama (perteneciente al Sistema Central), con magníficas vistas al Escorial.

 

Tiene una altitud de 1.753 metros. La vertiente norte de la montaña está en el valle de Cuelgamuros. Una pequeña parte del monte al oeste de la cima pertenece a la provincia de Ávila (Castilla y León).

 

Es una montaña de un contorno suave y una de las que mejor se ven y diferencian de la Sierra de Guadarrama. Casi toda la totalidad de sus laderas están cubiertas por pinares, algunos de ellos de repoblación. En su ladera oeste está el puerto de Malagón, famoso por ser una de las más duras etapas de montaña de la Vuelta Ciclista a España.

 

El Monte Abantos toma su nombre del abanto, término que comprende diferentes especies de buitre como son el buitre negro, el buitre rojo o leonado o el buitre africano, de los que en esta parte de la sierra se pueden ver volando en algunas ocasiones incluso hasta ocho individuos(no queda sino el recuerdo). En tiempos del rey Felipe II, el Abantos era también conocido como "Buen Monte del Oso", debido a la abundancia de especies de caza mayor.

 

Enlace a mapa Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6395667

 

Para ver otros temas

http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Abantos

 

http://www.todomisterios.com/La-leyenda-del-nino-Pedrin-en-el-Monte-Abantos-El-Escorial/217

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/30/ocio/1343662903.html

La Chorrera de San Mames (23 de abril de 2014)

LUGAR DE LA QUEDADA:

AYUNTAMIENTO DE SAN MAMES A LAS 9,30

 

ALMUERZO:

Canencia.

 

La chorrera de San Mames es la caída de agua más importante de toda la comunidad de Madrid, tiene agua todo el año.

Por la N-I nos dirigimos a Buitrago de Lozoya y desde allí a la izquierda por la M-634 nos llevara a San Mames que se encuentra a 7 Km.

Recorrido 8 kms.

Desnivel es importante se sube de 1.141 a 1.550 metros. Toda la ruta hasta llegar a la chorrera es en ascenso, pero cómodo.

 

Enlace al mapa de Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3916010

 

Otras informaciones:

 

http://www.elmu

Por la Cañada Real Segoviana a su paso por Manzanares el Real (9 abril 2014)

Punto de encuentro 1.-Bomberos de Villalba 9 horas.

 

Punto de encuentro 2.-Aparcamiento de tierra en carretera del cementerio de Manzanares El Real, una vez pasado el mismo y el puente de la cola del pantano. La carretera empieza a la derecha de la rotonda de entrada a Manzanares según se viene de Cerceda. Hora a las 9,15.

 

Almuerzo: Sede Culinaria (2) en Manzanares el Real; Restaurante La Parra, Calle Panaderos, 11 Teléfono 918539577

http://www.restauranteparra.net/

 

CAÑADA REAL.

 

Principales cañadas reales de Castilla y sus equivalentes en los otros reinos españoles

Se denominan cañadas reales a aquellas cañadas castellanas de uso tradicional, reguladas por edicto real de Alfonso X el Sabio en 1273. Si bien los caminos trazados por las cañadas luego conocidas como reales eran recorridos usados desde el antiguo por el pastoreo trashumante, el decreto de Alfonso X perseguía la regulación, ordenación y protección de ciertos caminos que por su importancia, uso o ubicación merecían ser preservados de posibles violaciones. Así, junto con la creación del Concejo de la Mesta, quedaron definidas las cañadas reales. Una cañada real debía tener una anchura de 90 varas castellanas (72,22 metros) y tenían la característica de ser trazados de muy largo recorrido (más de 500 km) y discurrir principalmente en dirección norte–sur con las lógicas limitaciones que impusiera la geografía. Con la regulación real, quedaba asimismo prohibido el recorte que realizaban comúnmente los propietarios de fincas colindantes mediante el movimiento de mojones.

 

 

Cañadas reales y vías pecuarias en la provincia de Palencia.

Desde 2007, están incluidas en la lista indicativa de la Unesco, es decir la etapa preliminar a cualquier futura candidatura a Patrimonio de la Humanidad, como: cañadas reales (vías pecuarias de la Meseta).

Las principales cañadas reales son:

1. Cañada Real Zamorana. Bordea la frontera con Portugal. Se inicia en las montañas deSanabria y termina en las dehesas de Olivenza y Alburquerque, en la provincia de Badajoz.

2. Cañada Real Vizana o de la Plata. Recorrido total 500 kilómetros. Comienza entre Asturias yLeón, en el alto de Viganos y muere en Trujillo.

3. Cañada Real Leonesa Occidental Recorre 700 kilómetros. Arranca en León y muere enBadajoz.

4. Cañada Real Leonesa Oriental. Tiene 700 kilómetros de recorrido. Comienza cerca de Riaño, cruza León y Palencia pasando por las provincias de Segovia, Ávila, Toledo, Cáceres y Badajoz.

5. Cañada Real Segoviana. Tiene 500 kilómetros de longitud. Arranca de la Sierra de Neila en Burgos y termina su recorrido en Granja de Torrehermosa.

6. Cañada Real Galiana (Riojana). Nace al Sur de la Rioja y recorre las provincias de Soria, Guadalajara, Madrid, Toledo y Ciudad Real.

7. Cañada Real Soriana Oriental. Con 800 kilómetros es la más larga de todas, comienza en Soria y muere en Sevilla.

8. Cañada Real Soriana Occidental. Recorre 700 kilómetros y cruza de modo diagonal el centro norte de la península saliendo de Soria y pasando por Segovia, Ávila, Salamanca, Cáceres termina en Badajoz.

9. Cañada Real Conquense. Discurre por las provincias de Cuenca, Ciudad Real y Jaén.

10. Cañada Real del Reino de Valencia. Arranca de la sierra de Tragacete y atraviesa Cuenca terminando en Valencia.

Las cañadas reales hoy

Si bien en el medio rural, la mayoría de las cañadas aún conserva su trazado original, en ningún caso queda ya vestigio de su anchura decretada en 1273. Igualmente, muchas cañadas reales atravesaban o pasaban cerca de poblaciones pequeñas, que al crecer urbanizaron encima de las mismas, sin respetar su trazado. En el mejor de los casos cuando se ha respetado el recorrido original, las cañadas que atraviesan poblaciones lo hacen por calles asfaltadas.

De una parte el descenso de la ganadería, y de otra la utilización de piensos (que evitan la necesidad de buscar nuevos pastos), hizo que cayeran en desuso las cañadas, que fueron siendo ocupadas por recortes de las fincas colindantes. En la actualidad, las cañadas son más utilizadas por excursionistas y ciclistas que por pastores.

A continuación se definen las tres clases de vías pecuarias más conocidas según las describía Antonio Vázquez Velasco en las Ordenanzas Municipales de Córdoba en el año 1884.

Cañadas: Se entienden como tales las vías pastoriles que cruzan varias provinvias y cuya anchura es de 75 metros (aprox. 90 varas).

Cordeles: Son las vías pecuarias que concurren a las cañadas y ponen en comunicación dos provincias limítrofes, siendo su anchura de 37,50 metros (aprox. 45 varas).

Veredas: Se definen así a los caminos de carne que ponen en comunicación varias comarcas de una misma provincia y su anchura no supera los 20,89 metros (aprox. 25 varas).

Enlace al detalle del recorrido:

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6053759

Pateando por el Puerto de Canencia... Un miércoles por la mañana (2 abril 2014)

Marcha circular: 9 Km.

Dificultad: Moderada

Desniveles de subida/ bajada: 333 Mrs.

Cota más alta: 1.495 Mrs.

Cota más baja: 1.190 Mrs.

------------------------------

Punto de encuentro: 09:15 Miraflores (Café + churros)

Punto de salida: 10:00 Puerto de Canencia.

------------------------------

 

Almuerzo: Cada cual que aporte lo que vaya a necesitar, y, si acaso, algo para los demás.

Se han establecido dos alternativas, en función de la climatología.

Si hace buen tiempo: Al lado del parking en varias mesas existentes.

Si vemos que puede llover: Comeríamos a la vuelta resguardados al lado del Centro de la Naturaleza .

 

 

El Puerto de Canencia es un paso de montaña emplazado en la parte septentrional de la Comunidad de Madrid (España). Geológicamente, forma parte de la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama, una de las principales formaciones montañosas del Sistema Central. El alto del puerto forma parte del término municipal de Bustarviejo aunque no su área recreativa. La subida al puerto transcurre por dicho municipio y la bajada por Canencia.

 

Se ubica a los pies de la Sierra de la Morcuera, alineación perteneciente al macizo guadarrameño y que es atravesada de lleno por otro puerto, el de la Morcuera, que aparece por su lado occidental. Al este se encuentran picos como Cabeza de Braña, de 1.782 m de altitud, o Mondalindo, de 1.833. Su cota se sitúa en 1.524 m y tiene una longitud aproximada de 16 km.

 

Comunica los municipios de Miraflores de la Sierra, enclavado a 1.147 m de altitud, y de Canencia, localidad situada a 1.150 m sobre el nivel del mar y de la que el puerto toma su nombre. Está atravesado por la carretera M-629, que, una vez salvado el puerto, enlaza con la M-604 y con el tramo inferior del Valle Alto del Lozoya. Esta vía fue construida entre 1941 y 1954, para mejorar el acceso al pueblo de Canencia, que, en ese periodo, experimentó un tímido desarrollo, con la instalación de los servicios de alumbrado eléctrico y agua corriente.

 

 

Se trata de uno de los pasos de montaña más bajos de la Sierra de Guadarrama y, al mismo tiempo, menos transitados, dado su carácter comarcal. Pese a ello, suele ser un lugar muy frecuentado en fines de semana y festivos, por sus valores paisajísticos y ambientales. Su entorno está poblado de pinares.

 

 

Pico Perdiguera

El Pico Perdiguera es una montaña de la Sierra de Guadarrama (sierra perteneciente al Sistema Central). Está ubicado en el noroeste de la Comunidad de Madrid (España), tiene una altura de 1.862 metros y es la montaña más alta de la Sierra de la Morcuera(si no incluimos la montaña de La Najarra dentro de este cordal montañoso). Pertenece al término municipal de Bustarviejo. Su vertiente norte está dentro de la zona baja del Valle del Lozoya, al oeste está el Puerto de la Morcuera y al este se encuentra el Puerto de Canencia.

En sus laderas predominan los bosques de pino silvestre y, en las zonas más bajas, los de roble. La ruta de ascenso más sencilla se realiza por la ladera este del pico, saliendo del puerto de Canencia por un camino que no entraña grandes dificultades al senderista.

 

 

Itinerario para visualizar a través de Wikiloc:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3731055

 

En estos enlaces también aportan datos, a elegir.

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/07/10/madrid/1278754668.html

http://www.excursionesysenderismo.com/rutas/r_madrid1/ruta_004_m1.htm

http://es.wi

 

 

 

Camino de las Estrellas desde la ermita de Navahonda. (26 Marzo 2014)

Punto de encuentro: Parking de la ermita a las 9,45 horas.

La ruta es de 9,5 Km. ida y vuelta:

Desnivel: 432 metros.

Almuerzo: Cada cual que aporte lo que vaya a necesitar, y, si acaso, algo para los demás.

 

------------------------------------------

 

 

El comienzo de la ruta es en el parking de la Ermita de Nuestra Señora de Navahonda. El acceso al camino de tierra está entre el Km 6/7 de la carretera M-531. Esta carretera se puede tomar desde el Km 19 de la M-512 Robledo de Chavela-Navas del Rey o desde el mismo pueblo de Colmenar del Arroyo situado en la M-510 donde tiene su inicio.

 

Por allí pasa el sendero Gr-10 con destino a Robledo de Chavela. Lo tomaremos hasta llegar al Alto de Navahonda, donde atravesaremos una portilla con destino a la cumbre de La Almenara. Volveremos por el mismo camino, comiendo en las bonitas praderas adyacentes al parking de la ermita, a no ser que las inclemencias del tiempo no lo permitan, en cuyo caso comeríamos en Fresnedillas de la Oliva.

 

A 1,1 kilómetros del inicio, a mano izquierda nos encontramos con El Humilladero , una pequeña capilla de piedra que tiene su historia o leyenda. Según ésta, la imagen de la Virgen iba a ser trasladada a Segovia, pero la mula que la portaba se negó a seguir caminando (se humilló). La roca granítica que se encuentra dentro del Humilladero tiene la marca de las patas que dejó la mula en la piedra, y por eso se levantó esta pequeña capilla.

Después de caminar 1,5 kilómetros más se encuentra el Alto de Navahonda que se corresponde con el collado entre el Almojón y la Almenara, desde donde se divisa la otra ladera de la montaña, con un paisaje totalmente distinto, y donde se abren ante ti los llanos de Navahonda dejando atrás el cerrado valle en el que se encuentra Robledo. Es ése, un buen punto para la observación de rapaces y carroñeros de todo tipo como pueden ser halcones, buitres y águilas. Desde el Alto seguimos un camino rodeado de encinas, enebros y con masas graníticas de curiosas formas ("El Candil" y el "Bizcocho"). Desde este punto se inicia la subida y bajada a la Almenara.

 

Topografía:

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6262807

_______________________________________

 

Ermita de Navahonda

La Ermita de Navahonda se encuentra situada en el municipio madrileño de Robledo de Chavela (Madrid, España). Data de los siglosXVI-XVII y llegó a ser visitada por el rey de España Felipe II.

La tradición sobre la imagen de la Virgen de Navahonda se remonta a los tiempos en que Robledo de Chavela pertenecía aún aSegovia. En el valle de Navahonda, se encontró una talla de la Virgen, que había sido ocultada por los segovianos durante años para protegerla de la invasión musulmana. En 1114, los segovianos, al averiguar su paradero, la reclamaron a los robledanos y, cuando aquellos intentaron restituir la imagen a Segovia, las caballerías que transportaban dicha talla, a mitad de camino, se negaron a continuar por intercesión de la Virgen, tras lo cual se decidió que la imagen se quedara para siempre en aquel lugar.

El camino que conduce a Navahonda desde Robledo de Chavela (sendero GR-10, de Valencia a Lisboa) es una interesante ruta turística, situada entre los montes Almojón y La Almenara, y todos los años discurre por él una vistosa romería en recuerdo de tales acontecimientos.

Chorros del Manzanares desde Canto Cochino (19 marzo 2014)

Dificultad: FACIL

Desnivel: 380 m

Longitud: 9.5 km

Tiempo: 4 horas

--------------------------

Almuerzo en la marcha por cuenta de cada participante.

 

Punto de Encuentro: 09:30 Parking La Rana ( 2º Parking Canto Cochino)

 

----------------------RUTA-------------

 

Parking La Rana ( 2º Parking Canto Cochino ) - Las Chorreras del Manzanares - Parking La Rana.

 

Dejamos el coche en último parking antes de la barrera para coger la carretera dirección a Charca Verde.

Después de pasar el desvío a la derecha a Charca Verde a 1 Km aproximadamente de donde hemos dejado el coche, tenemos que coger un sendero marcado que está en la misma curva y que nos llevará rodeando la Charca Verde por la izquierda. En inverno si las temperaturas son muy frias en esa ladera como no el sol, es posible que nos encontremos con alguna zona helada. En ese caso lo mejor es seguir la carretera y no desviarse hasta el puente.

En nuestro caso continuamos para dar al final de nuevo con la pista y cogerla hasta que lleguemos a un puente. Antes de cruzarlo sale un sendero bien marcado PR-18 y creo que lo indica un poste informativo. Tenéis que continuar la senda hasta un paso que os encontraréis para cruzar al otro extremo. Otra opción es cruzar el puente y coger otro sendero que discurre por el lado derecho del rio Manzanares.

Seguimos los hitos hasta que nos encontremos con las Cascadas o también llamadas Chorreras del Manzanares. La verdad que merece la pena.

 

LA VUELTA POR EL MISMO TRAZADO.

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3916538

De Canto Cochino a los Llanillos por el Collado del Cabrón - 12 marzo 2014

Ruta Circular: 11 km.

Tiempos: de 3 a 4 horas (Sin incluir parada para almorzar)

Dificultad: baja

Desniveles: 400m<>500m

Punto de encuentro: Canto Cochino 09:30

Almorzaremos en la ruta. Llevar comida y si alguien se quiere estirar…

Se admiten bebidas espirituosas; dulces caseros y delicatesen.

----------------------------------------------

Desde el aparcamiento de Canto Cochino (1.025 metros), cruzaremos el río Manzanares por el puente de madera y subiremos a la izquierda para, acto seguido, volver a desviarnos a esa mano por una senda señalizada con trazos de pintura blanca y amarilla. En una hora, siempre cuesta arriba, nos plantaremos en el collado del Cabrón (1.303 metros), que está hasta los topes de pinos, no viéndose aparte de éstos sino alguna chaparra nativa y algún arce niño que, en otoño, pone una nota de color ruboroso entre tanto verdor obligado.

 

Por la senda que aquí aparece indicada hacia las Torres, ya sin marcas de pintura, bordearemos enseguida unas peñas desde las que se abarca un inmenso panorama: a nuestros pies, el refugio Giner, el Tolmo y, poco más arriba, el collado de la Dehesilla; a la derecha del collado, el macizo de la Pedriza Anterior; y, a su izquierda, el circo de la Pedriza Posterior, cuyo arco arranca en los Pinganillos (el Pájaro, la Muela, los Guerreros...), culmina en las Torres (2.033 metros) y desciende por las Milaneras –ocultas a la vista por el pinar– hasta nuestra posición.

 

Sin dejar la senda más trillada, iremos ganando altura hacia la izquierda hasta que, a unas dos horas del inicio, alcancemos la máxima cota del recorrido (1.520 metros) y viremos a la derecha para bajar por un espesísimo pinar. No es llano, pero comparado el resto de la Pedriza, merece el nombre de los Llanillos. Y así, un cuarto de hora después, arribaremos al cruce de Cuatro Caminos (1.425 metros), bien marcado con cuatro grandes hitos, donde nuestra senda es atravesada por el sendero PR-M2 (marcas blancas y amarillas).

 

Continuando de frente, cruzaremos el arroyo de los Poyos y luego su afluente, el de la Ventana, para descender rápidamente por la ladera sobre la que descuella el impresionante risco del Pájaro y volver a cruzar la corriente reunida de ambos regatos (1.250 metros; tres horas). Siempre valle abajo, por la derecha de las aguas, llegaremos sin pérdida posible a Canto Cochino. Entre pinos y arizónicas.

 

Ver mapa de ruta y pormenores en:

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6149246

Collado Quebrantaherraduras - Collado de los Pastores - por la cuerda de los Porrones- 5 marzo 2014

  -----AVISO PARA NAVEGANTES-

 

Esta marcha es larga y un poco fuerte, pero nada que no podamos hacer con nuestra preparación,sabiendo además que la mayoría de su recorrido discurre por pistas forestales (Las famosas Zetas de La Pedriza).

En esta marcha vamos a comer en la ruta, unos bocadillos bastaran, según cada cual, si alguien quiere aportar algo más... no lo vamos a rechazar.No vamos a ir a Restaurante alguno. Al finalizar, tod@s a casa.

 

 

Punto de encuentro: 09:30 Centro de Interpretación de la Pedriza

 

Marcha Circular

Dificultad Técnica: Moderado

14,1 Kilómetros

Nivel más bajo 1.085 m.

Nivel más alto 1.606 m.

 

La sierra de los Porrones, también llamado cuerda de los Porrones o cuerda del Hilo, es un cordal montañoso situado en la zona central de la Sierra de Guadarrama (sierra perteneciente al Sistema Central). Administrativamente está dentro de los términos municipales de El Boalo y Manzanares el Real, en el noroeste de la Comunidad de Madrid (España). Esta alineación montañosa está orientada de noroeste a sureste y tiene una longitud aproximada de 7 km.

Las montañas que la conforman van perdiendo altura según se avanza hacia el sureste. De este modo, la más alta, y por tanto la más noroccidental, es La Maliciosa con 2.227 metros de altitud. Este cordal hace de divisoria entre las cuencas del río Manzanares, al norte, y el río Navacerrada, al sur. Este segundo es afluente del primero. Al este de la sierra de los Porrones está La Pedriza, con la que comparte bastantes características geológicas. Al oeste del cordal está el valle de la Barranca, y al este la garganta del Manzanares. Junto al extremo suroriental de la sierra está el municipio de Manzanares el Real. En la cresta del cordal hay un sendero de Pequeño Recorrido, el PR-M 16, que sale del collado de Quebrantaherraduras (en el sureste) y que termina en la cima de La Maliciosa. Las montañas de esta alineación montañosa son las siguientes, ordenadas de noroeste a sureste:

Vertiente noreste de la Sierra de los Porrones vista desde la cima de El YelmoLa Maliciosa (en la derecha) es la montaña más alta de la alineación montañosa.

 

Camino Viejo de Segovia (26 febrero 2014)

Un paseo por la ladera occidental del valle de la Fuenfría, la más rica en bosques, animales y soledades.

 

Ruta Circular; 11 Kms.

De 3 a 4 horas. Dificultad baja.

Desnivel Máximo 500 m.

Desnivel Mínimo 400 m.

--------------------------------------------------

Punto de Encuentro 1 . 09:00 Villalba (Bomberos)

Punto de Encuentro 2 . 09:30 Aparcamiento Hospital de la Fuenfria (Las Dehesas de Cercedilla).

--------------------------------------------------

Almuerzo: Sede gastronómica del Navi en Alpedrete. 14:30 -15:00

 

 

A Cercedilla se accede yendo por la carretera de A Coruña (A-6) y la antigua N-VI hasta Guadarrama, para desviarse a la salida de este pueblo a la derecha por la M-622. Hay trenes de Cercanías-Renfe (tel.: 902 24 02 02). Unos metros más arriba de la estación de Cercedilla, nace la carretera de las Dehesas (M-966), que en poco más de dos kilómetros lleva hasta el hospital de la Fuenfría, punto de partida de esta excursión.

 

No hace falta ser ingeniero para saber que lo más lógico, a la hora de abrir un camino, es seguir los valles, como hacen los ríos, y los puertos más bajos, como las palomas o las vacas. A la hora de la verdad, en cambio, prevalecen intereses como los que hicieron que Carlos III eligiera el puerto de Navacerrada (1.860 metros) en detrimento del de la Fuenfría (1.793 metros) con tal de trazar la carretera más directa a La Granja, sin considerar que esa diferencia de altura supondría más nieve y menos transitabilidad. Es como los trenes de alta velocidad, cuyo itinerario depende menos de la lógica del terreno que del pueblo donde haya nacido el gobernante de turno. Gracias a aquella histórica decisión, el puerto de la Fuenfría nos ha llegado libre de vehículos, mas no de insensatez caminera. Y es que, para subir a él, existen dos sendas oficiales, a cual más concurrida e ilógica: la calzada romana y la pista forestal llamada Carretera de la República; la primera lo hace en tan corto trecho (3 kilómetros), que su pendiente 'rompepiernas' del 13% justifica el quejido quevediano: “¡Oh, cómo volaría yo con pólvora gran parte deste puerto, y hiciera buena obra a los caminantes!” ('La vida del Buscón', 1604); la segunda, dando tal rodeo por la ladera de las Berceas (9 kilómetros), que uno peina canas antes de llegar a lo alto.

 

Prueba definitiva de esta sinrazón es que, por la ladera contraria del valle, la occidental o del Infante, sube olvidado del mundo el camino viejo de Segovia. Es perfecto, ni corto ni largo (unos 5 kilómetros), presenta una pendiente casi constante del 9% y su apertura no ha obedecido al capricho de ningún mandamás romano, ilustrado o republicano, sino al libérrimo y secular ir y venir entre Cercedilla y Segovia de los vaqueros, gabarreros y demás nativos conocedores del terreno. Y como encima surca la ladera más boscosa y apartada, las posibilidades de sorprender a las bestezuelas silvestres en su espontáneo trajinar son altas, tirando a muy altas.

 

A buscar este camino, como quien busca un tesoro perdido, nos acercamos al hospital de la Fuenfría, en el valle homónimo de Cercedilla, y encarando la puerta principal, nos echamos andar a manderecha por una senda que sube señalizada con círculos rojos en los pinos. En apenas cinco minutos, en la pradera conocida como Plaza de España, obtenemos nuestra recompensa: a la diestra, con nuevas marcas blancas y amarillas, además de las ya dichas, se nos presenta el camino viejo de Segovia como una suerte de túnel en el pinar que desciende inicialmente hasta otro claro ocupado por una casa forestal, a partir del cual ya es todo suave subida.

 

A una hora del inicio, o algo menos, el camino se divide en dos: el más trillado, balizado con círculos rojos, dobla a la izquierda para trepar en zigzag hasta el collado de Marichiva; mientras que el viejo, el nuestro, se reduce a un vereda que sigue de frente y pasa rauda, casi furtiva, por encima del albergue Peñalara. Lo que resta, hasta el puerto, es otra hora de gratísimo paseo entre pinos y peñascales con vistas a Majalasna –el primero de los Siete Picos, atalaya de la ladera oriental– y a los dos grandes caminos –calzada y pista forestal–, que a estas alturas todavía están arrastrándose por el fondo del valle, con su jabardillo de domingueros y ciclistas.

 

Somos sombras en el pinar, sombras deslumbradas –como los corzos o los picapinos al vernos– por las bayas de los acebos, los serbales y las zarzas no rapiñadas por las turbas, y por el verdor de los helechares y los ribazos de los regatos que bajan de Peña Bercial y Cerro Minguete, guardianes de la ladera occidental del valle. Ya en el alto de la Fuenfría, vencemos la tentación de volver por el mismo camino –a darnos un verde de moras– y tiramos a la izquierda por la pista del Infante, que corre casi horizontal hasta el collado de Marichiva (a media hora del puerto), desde donde bajamos por la empinada senda de los círculos rojos al punto de partida.

 

(Texto y Fotos de Andrés Campos ®)

 

Enlace al plano de la ruta en wikiloc:

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=839294

 

También es interesante la descripción que parte de la ruta tiene publicada Alfredo Merino y cuyo enlace es:

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/09/ocio/1349794521.html

La Pedriza ( Circular Canto Cochino <> Collado de la Dehesilla) 18 febrero 2014

Llegando al collado de la Dehesilla
Llegando al collado de la Dehesilla

Punto de encuentro: 09:00 Parque de Bomberos Villalba.

Punto de encuentro 2: 09:30 Aparcamiento C. Cochino

Almuerzo: 14:30 Manzanares el Real

 

 

LA PEDRIZA canto cochino - autopista - refugio giner - tolmo - cueva de los inocentes

 

Nota: Se sustituye la subida a la cueva de los inocentes, por el Collado de La Dehesilla, por lo que hemos modificado el enlace a wikiloc para que refleje el mapa de la ruta correcta.

 

Dificultad: FÁCIL

Tiempo estimado: 3 horas 30 Minutos.

Recorrido: 7,9 Km.

Desnivel Máximo:1.454 m

Desnivel Mínimo: 1.012 m

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6061732

 

Drago
Drago

La Pedriza es un gran batolito granítico situado en la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama dentro del término municipal de Manzanares el Real, un municipio ubicado en el noroeste de la Comunidad de Madrid (España). Este canchal berroqueño es el mayor conjunto granítico de Europa[cita requerida] y en él se agrupan numerosos riscos, paredes rocosas, arroyos y praderas. Es una zona de gran interés geológico, paisajístico y deportivo.

 

Las acciones mecánicas que se han ejercido sobre estas rocas durante millones de años han conformado formas muy curiosas y atractivas, sobre todo para los escaladores, ya que cuentan con cerca de mil vías de escalada y de todas las dificultades. El senderismo es otro deporte muy practicado en La Pedriza. Prueba de ello es la afluencia masiva de gente que hay durante muchos fines de semana.

 

Las 3200 hectáreas que ocupa aproximadamente La Pedriza están dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, el espacio protegido más grande de la Comunidad de Madrid. En esta zona abundan los matorrales mediterráneos, como la jara, y otros propios de la alta montaña, como el piorno. La fauna también es rica, especialmente en aves rapaces y reptiles.

Puerto de Canencia-Dos rutas alternativas (12-02-2014) Al final por el mal tiempo se hace un pequeño recorrido con nieve desde el Puerto La Morcuera hacia La Najarra

Marcha circular: 9 Km.

Dificultad: Moderada

Desniveles de subida/ bajada: 333 Mrs.

Cota más alta: 1.495 Mrs.

Cota más baja: 1.190 Mrs.

------------------------------

Punto de encuentro: 09:15 Miraflores (Café + churros)

Punto de salida: 10:00 Puerto de Canencia.

------------------------------

Almuerzo: La Parroquia C/Santa María, 5 Miraflores de la Sierra.

No suelen abrir entre semana, por lo que habría que facilitarles la elección de los menús. Primeros: Cocido, lentejas o pasta. Segundos; Conejo c/tomate, Bacalao riojana o Solomillo de cerdo c/patatas panadera. Postre, Vino y gaseosa.Es salón independiente y nos han asegurado que no nos echarían del local nada más comer.

------------------------------

Se han establecido dos alternativas, en función de la climatología.

 

El Puerto de Canencia es un paso de montaña emplazado en la parte septentrional de la Comunidad de Madrid (España). Geológicamente, forma parte de la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama, una de las principales formaciones montañosas del Sistema Central. El alto del puerto forma parte del término municipal de Bustarviejo aunque no su área recreativa. La subida al puerto transcurre por dicho municipio y la bajada por Canencia.

 

Se ubica a los pies de la Sierra de la Morcuera, alineación perteneciente al macizo guadarrameño y que es atravesada de lleno por otro puerto, el de la Morcuera, que aparece por su lado occidental. Al este se encuentran picos como Cabeza de Braña, de 1.782 m de altitud, o Mondalindo, de 1.833. Su cota se sitúa en 1.524 m y tiene una longitud aproximada de 16 km.

 

Comunica los municipios de Miraflores de la Sierra, enclavado a 1.147 m de altitud, y de Canencia, localidad situada a 1.150 m sobre el nivel del mar y de la que el puerto toma su nombre. Está atravesado por la carretera M-629, que, una vez salvado el puerto, enlaza con la M-604 y con el tramo inferior del Valle Alto del Lozoya. Esta vía fue construida entre 1941 y 1954, para mejorar el acceso al pueblo de Canencia, que, en ese periodo, experimentó un tímido desarrollo, con la instalación de los servicios de alumbrado eléctrico y agua corriente.

 

 

Se trata de uno de los pasos de montaña más bajos de la Sierra de Guadarrama y, al mismo tiempo, menos transitados, dado su carácter comarcal. Pese a ello, suele ser un lugar muy frecuentado en fines de semana y festivos, por sus valores paisajísticos y ambientales. Su entorno está poblado de pinares.

 

 

Pico Perdiguera

El Pico Perdiguera es una montaña de la Sierra de Guadarrama (sierra perteneciente al Sistema Central). Está ubicado en el noroeste de la Comunidad de Madrid (España), tiene una altura de 1.862 metros y es la montaña más alta de la Sierra de la Morcuera(si no incluimos la montaña de La Najarra dentro de este cordal montañoso). Pertenece al término municipal de Bustarviejo. Su vertiente norte está dentro de la zona baja del Valle del Lozoya, al oeste está el Puerto de la Morcuera y al este se encuentra el Puerto de Canencia.

En sus laderas predominan los bosques de pino silvestre y, en las zonas más bajas, los de roble. La ruta de ascenso más sencilla se realiza por la ladera este del pico, saliendo del puerto de Canencia por un camino que no entraña grandes dificultades al senderista.

 

 

Itinerario realizado por Martín a través de Wikiloc

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3731055

 

La ruta alternativa en función del mal tiempo podía ser esta, que empieza en el mismo sitio, pero que discurre por cotas más bajas.

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6106081

Ruta por el Embalse de Navalmedio (5-02-2014)

 

 

 

 

 

 

Punto 1 de encuentro: Los bomberos 9 horas

Punto 2 de encuentro: Restaurante La Fonda Real Km 14 Carretera M-601 Navacerrada.

 

Almuerzo: Sede del Navi en Alpedrete

 

Valle de Navalmedio

 

El valle de Navalmedio está situado en la zona central de la vertiente sureste de la Sierra de Guadarrama (sierra perteneciente al Sistema Central). Está dentro de los términos municipales de Cercedilla y Navacerrada, en el noroeste de la Comunidad de Madrid (España).

Este valle está orientado de noreste a suroeste, y sobre el fondo del mismo transcurre el río Navalmedio, uno de los primeros afluentes del Río Guadarrama. El valle tiene una longitud aproximada de 6 km y una superficie de unos 10 km². Está limitado, en el noroeste, por la vertiente sureste de Siete Picos, y, en el sureste, por un cordal montañoso que comienza en la Bola del Mundo y que separa este valle del de la Barranca. En el extremo noreste está el puerto de Navacerrada, que con sus 1.858 metros de altitud es uno de los centros turísticos y montañeros más importantes de la sierra. En el extremo suroeste del valle está el embalse de Navalmedio, que tiene una capacidad de 11 hm³ y una superficie máxima de 93 hectáreas. Su función es regular las aguas del río para transvasarlas al embalse de Navacerrada, situado a los pies del vecino valle de la Barranca. La zona más baja del valle está a 1.200 msnm y al suroeste está el municipio de Cercedilla.

El valle está cubierto casi en su totalidad por un bosque de pino silvestre, que en su zona más baja se alterna con robledales, abedulares y pastos. Por las laderas noroeste del valle transcurren las vías del Ferrocarril del Guadarrama, y en la vertiente sureste está la carretera autonómica M-601, que atraviesa el puerto de Navacerrada, al igual que lo hace el Ferrocarril del Guadarrama. Además de estas dos vías, existen otros caminos y senderos muy transitados por senderistas y pastores.

 

Enlace al plano de la ruta:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6055295

 

Sierra del Hoyo-Chorrera del Covacho (29-01-2014)

Punto de encuentro único: 8,45 horas en los Bomberos de Villalba (sin desayunar)

Almuerzo: Sede del Navi en Alpedrete.

La Sierra de Hoyo o Sierra de Hoyo de Manzanares es una alineación montañosa situada en el noroeste de la Comunidad de Madrid (España), a unos tres kilómetros de la Sierra de Guadarrama. Geológicamente pertenece a esta formación montañosa, pero hay una separación llana entre ambas. Su principal municipio de referencia es Hoyo de Manzanares, ubicado en su parte meridional, del que toma el nombre.

Toda la sierra está dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, un espacio protegido que abarca también La Pedriza y el embalse de Santillana, donde recibe diferentes niveles de protección, entre ellos, el de Reserva Natural Educativa, el segundo más alto que otorga este Parque. Esta figura legal protege buena parte de sus laderas meridionales y orientales. El pico más alto de la Sierra de Hoyo es El Estepar, con 1.404 metros.

 

Existen varias carreteras que conducen a las inmediaciones de esta sierra. Una de las formas más directas de acceso es tomando la A-6 (autopista de Madrid-La Coruña) hasta el punto kilométrico 29, donde se encuentra la salida de Torrelodones. Desde esta localidad parte la carretera M-618, que lleva hasta Hoyo de Manzanares. En las urbanizaciones El Picazo y El Roquedal, pertenecientes a este último municipio, tienen su origen diferentes rutas de senderismo.

Hidrografía[

Esta sierra se encuentra integrada en dos cuencas, la del Guadarrama y la del Manzanares, ambos afluentes o subafluentes del Tajo. En ella nacen diferentes riachuelos, que, dado el clima mediterráneo continentalizado de la zona, sufren un fuerte estiaje. Casi todos ellos se secan durante el verano, excepción hecha de los arroyos de Peregrinos y de Trofa, con flujo de agua a lo largo de todo el año, que pueden considerarse como sus principales corrientes fluviales. De ellos cabe destacar el arroyo de Peña Herrera, que situado en el término de Moralzarzal forma la Cascada del Covacho, una pequeña cascada de cierto atractivo cuando el arroyo lleva suficiente agua.

El arroyo de Peregrinos mana de su vertiente septentrional y, tras surcar las inmediaciones de la urbanización Parquelagos (Galapagar), confluye en el Guadarrama. También vierten a este río los arroyos de La Nava y de La Torre, que pasan por el término municipal de Torrelodones.

Los arroyos de Manina y Trofa, por su parte, tienen su origen en las laderas meridionales y van a parar al Manzanares, después de atravesar el Monte de El Pardo.

 

Este último arroyo forma el embalse de Gabriel Enríquez de la Orden, situado en las estribaciones de la sierra, en la urbanización Los Peñascales (Torrelodones). Se trata de la principal zona húmeda del entorno de la sierra, junto con el pequeño embalse de Los Rosales (alrededor del cual se extiende la urbanización Parquelagos, en Galapagar), al que surte de aguas el arroyo de La Pradera.

Enlace al mapa de la ruta: 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6007870   

Calzada romana de El Escorial (22-01-2014)

Las Machotas desde la Calzada Romana
Las Machotas desde la Calzada Romana

Punto de encuentro 1) Bomberos de Villalba a las 9 horas.
Punto de encuentro 2) Aparcamiento La Herreria 9,30 horas . 
Almuerzo: En la sede del Navi en Alpedrete. Llevaros boligrafo, pues al finalizar tenemos pensado hacer un bingo con premio.

La ruta empieza en el aparcamiento situado a la derecha de la desviación a la Silla de Felipe II y la Ermita de la Virgen de Gracia, en el Km.30,5 de la M-505 que sube al Puerto de la Cruz Verde. Una vez cruzada la carretera hay que adentrarse en el bosque y salir por una portilla a una calzada paralela a la via del tren. Caminando hacia la entrada a la finca de El Chicharrón, a su derecha se ven las primeras subidas con piedras de la calzada romana. Seguimos por una senda entre vallas de fincas ganaderas para una vez bordeadas y siguiendo transitando por la calzada romana, girar hacia la derecha en ligera subida hacia la Silla de Felipe II. Antes habremos pasado junto a la casa de los Ermitaños de arriba, donde se contemplan bellas vistas del pantano de Valmayor y de Madrid, con sus 4 torres al fondo.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5990614

Por tierras de Valdemanco (15 enero 2014)

Punto de Encuentro: Ayuntamiento de Valdemanco: 09:30

Almuerzo: Restaurante Casa Eduardo C/Barrera,5 (Frente a gasolinera) -La Cabrera.

 

Para este San Miércoles tenemos tres alternativas en la misma zona y partiendo del mismo sitio; las alternativas están en función del tiempo que tengamos.

Una vez situados en Valdemanco, punto de encuentro, tomando café decidimos cual hacemos.

 

La propuesta es desde el Cementerio ir hasta el Cancho de la Cruz, debajo del mismo hay una buena pradera para almorzar y la subida es cómoda primero por una pista y luego por un sendero bien trazado. Los que no quisiesen subir por el sendero podría quedarse en el collado del Alfrecho. Hasta este es aproximadamente 30 minutos ida. Hasta el Cancho de la Cruz más o menos lo mismo. El grupo podrá tardar algo más.

 

Otra marcha, sería ir desde Valdemanco por la Cañada real segoviana a media ladera del Mondalindo hasta Bustarviejo y regresar a Valdemanco, unas 2,30 h. ida y vuelta, siempre por pista.

 

Si hace malo hay otro recorrido desde el Cementerio de Valdemanco hasta el monasterio de San Antonio 1 h, ida y vuelta.

Te mando dos mapas de mi guía para que puedas ver la zona y los senderos. y la foto del Cancho Gordo escalando por una de las vía que he abierto, que confunden con el Cancho de la Cruz. 

 

Ruta por los miradores y ermitas del valle de los caídos (Vía Crucis) 08-01-2014

Dificultad técnica: Fácil

Tiempo: 3 horas 56 minutos

Coordenadas: Mapa 403

 

Punto encuentro 1: Parque Bomberos Villalba 09:00

Punto encuentro 2: Parking La Jarosa II 09:30

Almuerzo: Sede Gastrónomica del Navi en Alpedrete

 

 

 

Bonita y fácil ruta que parte desde el parking del Área recreativa "La Jarosa II" y tras pasar por distintos miradores y ermitas termina en el mismo lugar .

 

La ruta no ofrece mas dificultas que la de no equivocarse en las muchas intersecciones que tiene en todo su recorrido, con un GPS no habrá ningún problema, de todos modos he incluido gran cantidad de Waypoints con fotografías en cada cruce en el que pueda haber confusión (para el que no lleve GPS).

 

Las vistas panorámicas están garantizadas,sobre todo desde el punto mas alto, el cual se denomina “Ermita del Altar Mayor”. Desde él las vistas tanto de la Sierra hacia el norte como las del valle de Cuelgamuros hacia el sur son una maravilla.

 

Este punto de vistas tan privilegiadas parece que fue el que inicialmente eligió Franco para construir en él la Basílica del Valle de los Caídos, pero luego los expertos le recomendaron un lugar más bajo y protegido de tormentas y vientos.

 

Se construyó en cambio un gran vía crucis, especie de muralla china pero sin muralla. Es como una calzada romana, de tres, cuatro o cinco metros de ancho en todo su recorrido, perfectamente enlosada con grandes bloques de piedra de granito, bloques de piedras laterales para barandilla o arcenes y larguísimos tramos de escaleras y perfectos escalones como si fueran las que construían los incas para bajar de los Andes.

 

 El vía crucis consta de unos 4.700 metros de los que algo mas de 3.000 están enlosados con piedra de granito. Además contiene unos 2.700 escalones también de granito.

 

 

Ruta fácil y solo tiene la dificultad de trepar el muro que separa la zona privada del valle de los caídos.

Cabeza Mediana (Moralzarzal) 18 diciembre 2013

Punto de encuentro 1: 09:15 Parque de Bomberos Villalba. Punto de encuentro 2: 09:30 Casa de la Cultura Moralzarzal Almuerzo: Centro Gastronómico del Navi en Alpedrete (La Pozuela) CABEZA MEDIANA (Texto Andrés Campos) Al municipio de Moralzarzal se llega por la carretera de A Coruña (autopista A6) hasta Villalba y luego por la carretera M-610. A 2,5 kilómetros del término municipal de Moralzarzal por la M-615, dirección Mataelpino, está la entrada de la urbanización El Retamar, y en el camino de acceso, a la izquierda, la pista forestal. Autobuses de Larrea (91 857 7149), que salen del intercambiador de Moncloa, paran en Moralzarzal y en El Retamar. Distancia desde Madrid 46 Km. Pista forestal suave trazado y escaso desnivel y recomendable en cualquier época del año: pinares y fuentes alivian en los días calurosos- La pista forestal de Cabeza Mediana aparece nítidamente marcada en el mapa excursionista Sierra de Guadarrama, a escala 1:50.000, editado por La Tienda Verde (calle de Maudes, números 23 y 38) Egeo, rey de Atenas, le había pedido a su hijo Teseo que, si volvía victorioso de Creta, le avisara antes de llegar a puerto izando velas blancas en su nao de velas negras. Pero Teseo, que regresaba eufórico con las dos orejas del Minotauro, se olvidó; y Egeo, que lo vio venir a todo trapo obscuro, se arrojó desesperado al mar que aún lleva su nombre. Los romanos, más eficientes, se telegrafiaban con antorchas desde atalayas como las que aparecen esculpidas en la columna Trajana. Este método duró, y es fama que en 1588 se hizo correr así la noticia de la llegada de la Armada Invencible desde Plymouth hasta Londres –300 kilómetros– en media hora. La telegrafía, que técnicamente había avanzado poco desde sus orígenes míticos, fue revolucionada en 1791 por Claude Chappe, un ex-sacerdote francés que, con la ayuda del relojero suizo Abraham Breguet, ideó una torre de señales dotada exteriormente de grandes brazos articulados de madera, los cuales eran manipulados desde el interior por un torrero que recibía mensajes cifrados de otra torre situada a no más de 15 kilómetros –visible con catalejo– y los transmitía a la siguiente. Dicho sistema se propagó célere por Europa, y sólo en Francia llegó a contar con una red de 4.800 kilómetros y 556 estaciones que unían París con 29 ciudades. En España, donde los gobiernos no han sido nunca muy comunicativos, el telégrafo no cuajó hasta 1846. Para entonces ya se había inventado el eléctrico, pero los liberales preferían cien torres fuertes a un cablecito tendido por entre montañas abarrotadas de bandoleros y carlistas. Ese año se inauguró la primera línea nacional –de uso exclusivamente oficial– entre Madrid e Irún, vía Valladolid, Burgos, Vitoria, Tolosa y San Sebastián. Desde la torre número 5, sita en Moralzarzal, salía un ramal secundario con repetidores en el alto del Telégrafo –junto al puerto de Navacerrada–, cerro de Matabueyes y palacio de La Granja, por si a Isabel II había que avisarla en verano de la enésima convulsión de su reino. A los amantes de las curiosidades históricas les gustará saber que la torre número 5 aún permanece en pie, con su siglo y medio a cuestas, en la cima de Cabeza Mediana, un cerrete que se alza 350 metros por encima y a poniente de Moralzarzal. Más que cabeza, ésta es una teta –“montículo redondeado”, según María Moliner– que puede atacarse por cualquier lado, incluso a campo traviesa, sin temor a desgalgarse, pero el plan más sosegado pasa por acercarse en coche a la urbanización El Retamar, que está a dos kilómetros y medio de Moralzarzal por la carretera que va a Mataelpino (M-615), y echarse a caminar por la pista forestal que surge a mano izquierda justo antes de franquear la puerta de la colonia. Enfilando siempre hacia el cerro por el camino más recto y principal, rebasaremos al poco rato una barrera que impide el paso de vehículos, ignoraremos luego otra pista que sale a la derecha bordeando una cerca y, al llegar a la siguiente encrucijada, viraremos a la diestra para emprender un suave ascenso en zigzag por un bosque de pinos laricinos y resineros salpicado de fuentes bullidoras. A una hora del inicio, no más pasar junto a la fuente del Retén –cuyo nombre recuerda una inscripción de 1986–, toparemos una bifurcación en la que deberemos optar por el ramal ascendente, dejando el otro para volver más tarde a Moralzarzal, sin pérdida posible, por los verdes recuestos del pico Martillo y del arroyo del Valle. En media hora más, estaremos ante los roídos muros de un torreón cuadrangular de ladrillo, de unos diez metros de altura, a dos pasos de la cumbre. Ni un mísero cartelito oficial anuncia que se trata de un venerable telégrafo óptico. Se conoce que el silencio del Guadarrama –estamos a 11 kilómetros al sur del puerto de Navacerrada, rodeados de serrezuelas y valles por doquier– es contagioso, sobre todo para quienes nunca han tenido nada que decir.

Pistas del Río Moros (La Panera de El Espinar) 11-dIc-2013

Punto de Encuentro 1: Parque de Bomberos de Villalba a las 09:15 Punto de Encuentro 2: Estación de El Espinar-Carretera de La Panera (Bar Asociación) a las 9:45

Peaje del Tunel de Guadarrama: Villalba<>San Rafael 4,35€

Por el Alto del León: 0€

 

La Marcha es circular y se calcula un tiempo de 2 horas, que se pueden alargar a 3 en función del tente en pie.

Almuerzo: Estación del Espinar (Bar Asociación)

 

Pistas del Río Moros

(La Panera de El Espinar)

 

Mucho menos conocido que otros parajes del Guadarrama, el profundo valle abierto por el río Moros es uno de los parajes más salvajes y remotos de la sierra. Se trata de una profunda depresión abierta por dicho cauce entre la Mujer Muerta y la Sierra del Quintanar al Norte, los cerros Minguete y del Montón de Trigo al Este y el ramal principal de la cordillera, ocupado en esta zona por La Peñota y Peña del Águila, al Sur. El valle se prolonga en dirección Noreste-Suroeste durante una decena de kilómetros hasta La Panera, área recreativa tan populosa durante los veranos como solitaria en invierno. Más o menos hasta su altura, en torno a los 1.200 metros sobre el nivel del mar, desciende el cerrado pinar que tapiza hasta el último rincón de la zona. Son estos pinares del río Moros una de las manchas forestales más importantes de la zona centro. En un encomiable y ancestral ejemplo de desarrollo sostenible, en este valle que entonces se conocía como Garganta de Ruy Velásquez, se realiza desde la Edad Media una sabia explotación forestal. Hasta entonces se remontan una serie de pistas que alcanzan la cabecera del valle. Asfaltadas en parte algunas de ellas, todavía constituyen por su comodidad y trazado el camino más recomendable para recorrer estos parajes. Una barrera cierra la pista que se adentra en el valle durante los veranos. Se quiere evitar que los coches entren más allá de la Panera para evitar, entre otras cosas, el alto riesgo de incendios forestales. De hecho entre los meses de Junio a Septiembre se encuentra prohibido el paso hasta para los montañeros a pie. En esta zona y toda Castilla-León, es necesario permiso para recolectar Setas, medida necesaria y alguna más no vendría mal, para evitar que los montes sean esquilmados por las bandas incontroladas que con rastrillos, palas, etc se dedican a destrozar sin miramientos todo el monte, para después vender lo recolectado en mercadillos y tiendas.

1977

 

Transición Española: Casa Forestal de Las Campanillas. En ella se aislaron los negociadores para alcanzar los acuerdos que permitieron la firma de los Pactos de la Moncloa, que tenían el objetivo de procurar la estabilización del proceso de transición al sistema democrático, así como adoptar una política económica que contuviera la galopante inflación que alcanzaba el 26,390 %. También destacan en la casa las impresionantes sequoias que alberga en sus prados.

Ruta Circular por la Sierra del Castillo - 4 de Diciembre 2013

 

SIERRA DEL CASTILLO

 

La mejor vista del alto Guadarrama se obtiene desde este serrijón entre Collado Mediano y Navacerrada.

 

Punto de encuentro (1) 09:15

Parque de Bomberos Villalba.

Punto de encuentro (2) 09:30

Plazuela Ayuntamiento Collado Mediano.

Almuerzo Especial (Comida de Navidad) Precio aproximado 20€

14:30 horas Sede Navi en Alpedrete (Restaurante La Pozuela)

--------------------------------------------------------

Ruta Circular.

Recorrido: 6 kms.

Tiempos: 2 a 3 horas.

Dificultad: Media

Desnivel: 300 > 400 mts.

Agua: No hay fuentes por el camino.

…………………………………………………..

Texto de Andrés Campos

La del Castillo es una serrezuela granítica de 1.343 metros que se alza al norte de Collado Mediano, a nueve kilómetros en línea recta del puerto de Navacerrada, y comoquiera que este último paso es frecuentadísimo, sobre todo en época de nieves, cabe suponer que miles de madrileños la conocen, siquiera sea de haberla visto por el rabillo de las gafas de esquí cuando suben zumbando al puerto desde Villalba, pues es la prominencia que queda a la izquierda de la carretera, sobre el embalse de Navacerrada, tapizada de chalés hasta media ladera y el resto de pinos resineros. Otro conocimiento menos oblicuo, sobre el terreno, es el que proponemos.

 

Desde la plazuela del ayuntamiento de Collado Mediano, vamos a salir caminando por calle de la Ermita y luego por la de la Cobañera, para enlazar con la pista de cemento que sube al depósito de agua. Rebasado éste, el camino –ahora de tierra– se adentra en el bosque, donde alternan los pinos de repoblación con rodales de carrascas y enebros autóctonos, y desemboca al poco en una pista horizontal por la que discurre enterrada –según anuncia una señal del Canal de Isabel II– la conducción Navacerrada-Los Molinos; aquí tiraremos a la izquierda y, en medio centenar de metros, a mano contraria, para seguir ascendiendo por la solana de la sierra.

 

Como a media hora del inicio, justo antes de llegar a una repentina cuesta abajo y a una casa que fue del guarda del pinar, surge a la izquierda una pina senda que nos va a guiar hasta la divisoria de aguas y, continuando la ascensión por la línea cimera, hasta un extraño mirador que hay en la cumbre. Desde este balcón de hierro –en saledizo y empinado cual mascarón de proa–, veremos los tejados de Collado Mediano a nuestros pies, la sierra del Hoyo de Manzanares al sureste y el anchuroso valle del Guadarrama a poniente.

 

Siguiendo hacia naciente por la cresta, y dando vista al alto Guadarrama –desde la Pedriza hasta los montes de El Escorial, pasando por Siete Picos–, llegaremos a unas peñas que se elevan frente a un repetidor de telefonía móvil, sobre el pueblo y el embalse de Navacerrada, en que se espeja la Maliciosa. Poco más abajo de la antena, pasa una pista que permite regresar tomando cualquier dirección. Que hace frío, por la solana; que apetece sombra, por la umbría. Y si hay hambre de más y más vistas, de nuevo por la cima.

 

 

 

 

LAS HUELLAS DE LA GUERRA CIVIL

 

Setenta y dos años después, gran cantidad de restos de la Guerra Civil esperan en la Sierra de Guadarrama a ser rescatados del olvido y a que se le den el valor que realmente tienen como patrimonio histórico y cultural de la comarca.

 

María Boj y Miriam Carneros – 14/11/2011

Muchos desconocen que en las montañas y en los bosques de la Sierra madrileña se encuentran todavía hoy restos de la contienda. Numerosos municipios como San Lorenzo de El Escorial, Los Molinos, Guadarrama, El Escorial, Cercedilla, Navacerrada o Las Rozas, todavía conservan bunkers y trincheras de la guerra. Concretamente, en Collado Mediano este tipo de construcciones militares aún siguen resistiendo el paso del tiempo entre la maleza y el espesor de los bosques del Cerro del Jaralón.

 

Collado Mediano antes, durante y después de la guerra

Este pequeño pueblo comenzó a ganar importancia durante la dictadura del General Primo de Rivera cuando aumentó considerablemente la construcción de hoteles residenciales. Con la Guerra Civil la tradición cantera y el sector agrícola del pueblo se vieron afectados, produciéndose así un corte brusco en la economía del municipio.

 

Durante esta guerra, el Sistema Central jugó un papel importante en la defensa de la capital. En concreto, cobró gran importancia el Puerto de los Leones, rodeado de distintos pequeños sistemas montañosos como el Cerro del Jaralón, en Collado Mediano.

 

Durante la Guerra Civil este pueblo fue leal al bando republicano. En relación con esto, se sabe que Enrique Líster tuvo allí su cuartel general una temporada, desde finales de julio hasta agosto de 1936. Líster consiguió grandes méritos de guerra en los combates en la Sierra de Guadarrama y, por ello, fue ascendido al cargo de General. Otros altos cargos del ejército republicano se instalaron en las casas del Paseo de María Cristina, situado en la zona cercana a la estación.

 

El frente republicano aprovechó la altura de Collado Mediano para situar sus piezas artilleras y defenderse así de los Nacionales del Alto del León. El ejército se situó en las cimas collaínas, tales como el ya mencionado Cerro del Jaralón, Roblelpollo y el Cerro del Castillo.

 

Con el fin de la Guerra, se produjo un impulso positivo de la economía. Gracias a obras como la del Valle de los Caídos o las de algunos Ministerios en Madrid, se proporcionó de nuevo trabajo a los canteros del pueblo. El turismo también aumentó debido al incremento en el número de veraneantes y, por consecuencia, creció la construcción de chalets.

 

También conocemos un poco más la historia de Collado Mediano por el archivo Fuenterroca: gran documentación recopilada por el republicano Antonio Marsá desde 1828 a 1954 y encontrada en 2001. Entre los documentos se encuentran fichas de afiliación a partidos políticos, mapas, carteles, publicaciones periódicas, documentos manuscritos e impresos y fotografías sobre papel.

  

Vestigios del pasado en el siglo XIX

 

Algunos municipios serranos como Los Molinos -en los que todavía quedan gran cantidad de bunkers – o Guadarrama -que quedó destruido en más de un setenta por ciento- sufrieron directamente los efectos de la guerra. Aunque en el caso de Collado Mediano no fuese así, a día de hoy siguen perdurando las señales del conflicto.

 

La Sierra al Minuto tuvo la suerte de que dos vecinos de la localidad se prestasen a mostrar todo lo que conocían acerca de los restos militares de la guerra. Estos guías hicieron su primera parada en los restos de trincheras construidas con muros de piedra situadas en el Cerro del Castillo, hoy semi tapadas. Debido a su mal estado de conservación, cualquier paseante que las advirtiese pasaría de largo si alguien no le dijese lo que verdaderamente es.

 

La segunda parada de la ruta fueron los atrincheramientos emplazados en el Cerro del Jaralón, por encima de las vías del tren. También construidas con sillares graníticos, estas trincheras están en muy buen estado de conservación. Igualmente, cuesta percibirlas puesto que se encuentran prácticamente ocultas por las jaras pero actualmente permanecen casi intactas.

 

 

Acto seguido, en dirección a Los Molinos, se encuentra en una finca el lugar utilizado por el ejército para situar los cañones que apuntaban hacia la vertiente de la Sierra segoviana -perteneciente al bando nacional-. Allí mismo también se encuentran los restos de un fuerte y de algunas trincheras más pequeñas. Hay que resaltar que todo ello se encuentra excesivamente deteriorado y que no se ha hecho ningún gesto por preservarlo.

 

El último alto en el camino fue en el límite de Collado Mediano, casi lindando con el término municipal de Los Molinos. Este fue el plato fuerte del paseo: allí se encuentran tres bunkers que, en comparación con las casamatas conservadas en Los Molinos, están en pésimo estado de conservación. Tal es el abandono, que en algunas de las fortificaciones, pueden observarse pintadas y desperdicios. En la misma tónica encontramos un fuerte y un puesto de observación, en lo más alto del cerro, construido en la misma piedra.

 

Un vecino de la localidad explicó que “desde estos bunkers, debido a que estaban situados en las zonas más altas, se veía hacia dónde lanzaban su artillería los nacionales. Esto era una ventaja para el bando republicano de Collado Mediano, puesto que les permitía guiar su artillería hacia su blanco deseado”. Asimismo, apuntó que “este emplazamiento de bunkers y trincheras permitía que, en el caso de que el bando contrario tomase una línea defensiva, pudiesen ver de una manera clara su avance y así tener más facilidades a la hora de defenderse”.

 

Según comentó Ricardo Castellano, de la organización Colectivo Guadarrama, “también hubo importantes emplazamientos artilleros, desde los que se bombardeaba el Alto del León, pero de esos no quedan vestigios físicos”.

Tal y como señaló Victor Goded en el Guadarramista, a diferencia de los franquistas, que utilizaban el hormigón, las construcciones republicanas son más ‘caseras’: eran levantadas en piedra y, en muchas ocasiones, sin argamasa (conglomerante formado por una mezcla de cal, arena y agua). Esta puede ser una de las razones por las cuales las construcciones militares de Collado Mediano y de otros municipios de la Sierra estén en la actualidad tan mal preservadas.

 

 

Diversas asociaciones, como el Foro Social de la Sierra, y muchos habitantes de la zona se quejan precisamente de esto. Denuncian el abandono de estos hallazgos y la actitud pasiva de las autoridades, que según ellos no hacen nada por su custodia y preservación. Es evidente que estos restos históricos podrían ser un factor de atracción turística; por ello, muchos habitantes serranos solicitan que se recupere del olvido el patrimonio histórico y cultural de la Sierra de Guadarrama a través de dichos descubrimientos y que se potencie una nueva forma de hacer turismo.

 

Otra de las iniciativas propuestas en torno a este tema es la reconstrucción de una red de caminos señalizados con el fin de que los amantes de la historia y de la naturaleza puedan visitar la Sierra de una forma diferente.

 

 

 

 

Fotografías

 

https://picasaweb.google.com/marietaboj03/RestosGuerraCivilColladoMediano#

En Invierno por la Senda Ortiz - 27 de Noviembre 2013

Ficha

Tiempo: Entre dos horas y quince minutos y tres horas.

Longitud: 9 kilómetros.

Recorrido: Excursión circular.

Desnivel: 370 metros, (Aparcamiento La Barranca, 1.380 metros – Mirador de Las Canchas, 1.750 metros).

Dificultad: Fácil. Aunque en el invierno la pista y el sendero pueden estar cubiertos de nieve y con algún tramo helado.

Material: Botas recias, ropa de abrigo y bastones de marcha.

Recomendaciones: Evitar con mal tiempo o después de una fuerte nevada. En los días fríos y con nieve es conveniente llevar material de montaña invernal (raquetas de nieve y/o crampones).

 

El camino Ortiz es una cómoda ruta, sin complicaciones, con un desnivel y longitud moderados, que le hacen accesible para todos los públicos. Recorre uno de los más tranquilos pinares del Valle de La Barranca, escenario privilegiado para el excursionismo del término municipal de Navacerrada. Por si fuera poco, concluye en un mirador que ofrece una de los más espectaculares paisajes que pueden contemplarse en el Guadarrama, el de los barrancos que cercan por su vertiente sur a dos colosos serranos: el Alto de las Guarramillas y La Maliciosa.

 

Nadie da cuenta del porqué de este camino, a pesar de haber sido primorosamente señalizado por la Comunidad de Madrid hace media docena de años. Deteriorada por el paso del tiempo y en parte desaparecida, la cartelería que cuenta a los senderistas las maravillas de la flora, la fauna y el paisaje de esta parte del Guadarrama, es un grito mudo que pide una revisión, al tiempo que explica el mal de los caminos madrileños: que una vez abiertos nadie se encarga de mantenerlos en buen uso.

 

Para comprobar todo ello, deben andar por la pista que es continuación de la carretera que lleva al fondo de La Barranca. Arranca a los pies del hotel, del mismo nombre, y traspasa la barrera que lo cierra. En suave ascenso deja a mano derecha los embalses del pueblo de Navacerrada, primero, y del Ejército del Aire, a continuación, sendas represas del río Navacerrada de gran predicamento entre los pescadores de la región.

 

Algo después, a la altura de la primera curva cerrada a mano izquierda, la senda alcanza el área recreativa de Las Vueltas, cuya alambrada encierra de pino a pino, parque de aventura arborícola. Con una nueva curva, ahora a la derecha se sobrepasa este lugar, continuando una larga tirada recta, en la que con dirección norte la pista se adentra en la montaña.

 

Hay que dar dos nuevas curvas, a izquierda y derecha, para justo en mitad de la segunda abandonar la pista por el sendero que sigue de frente, dirección Sur. En su inicio un poste metálico azul con las siglas SL y una flecha indica el inicio del camino Ortiz.

 

Moderado ascenso

 

En suave subida, la senda atraviesa la ladera de Canto Gordo, también conocida por La Gorda, adaptándose a sus caprichos. Al principio cruza el cerrado pinar, aunque más adelante cruza varios calveros del monte permitiendo contemplar el panorama del pie de sierra. Más adelante, el camino vuelve a emboscarse y de esta manera cruza la pequeña garganta que forma en su bajada el arroyo del Chiquillo, en un paraje especialmente agradable.

 

Atravesada esta angostura, el camino se empina un corto tramo y continúa atravesando la ladera hasta que alcanza una amplia bifurcación. Tomar el ramal de la derecha que no tarda en alcanzar una extensa pradera. Aquí se localizaba el Real Sanatorio del Guadarrama, una de las instituciones que hasta mediados del siglo XX ofrecieron cobijo y sanación a enfermos pulmonares en la sierra madrileña. Abandonado en los pasados sesenta se utilizó como escenario de La noche de Walpurgis, película de terror protagonizada por Paul Naschy y rodada en 1970. Después de aquello, y hasta que fue dinamitado en los ochenta, sirvió a partes iguales como refugio ocasional de excursionistas y punto de encuentro de los noctámbulos serranos.

 

El camino cruza el borde oriental de la pradera y, tras un corto y descarnado repecho, se alcanza una pista forestal. Tomada a la derecha conduce en corta tirada a la carretera del puerto de Navacerrada, medio kilómetro antes del Ventorrillo. Nosotros la seguimos a mano derecha. Por ello, se gana altura, hasta que 700 metros después, alcanza un despejado hombro en el extremo meridional de las estribaciones de la Sierra de Las Cabrillas.

 

En el borde de los prados que ocupan este paraje se localizan los tres grandes paneles que explican lo que se ve en este Mirador de Las Canchas.

 

Colgado sobre La Barranca ofrece sensacionales vistas de los cerrados bosques que tapizan este valle y los abruptos barrancos del Infierno y La Maliciosa, la desconocida vertiente sur del Alto de Las Guarramillas y el irregular frontón, que es el lado occidental de La Maliciosa. Para regresar al punto de partida lo mejor es continuar por la pista en el sentido que llevamos. Es decir, rumbo norte, por la larga bajada que lleva hasta el fondo de La Barranca, siguiendo en todo momento la pista principal.

 

 

Curiosidades

 

El camino Ortiz es una preciosa senda de herradura que recorre emboscada y sigilosa la ladera occidental del valle de la Barranca y que guarda, como un silencio más de su naturaleza, el secreto de por qué se llama así. En vano hemos consultado a agentes forestales y montañeros nonagenarios, vecinos y veraneantes de Navacerrada, cronistas y archiveros, mapas polvorientos e índices onomásticos: del tal Ortiz, ni repajolera. Ni siquiera los directivos del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares saben de él, y eso que deberían, pues en el verano de 2001 ordenaron plantar dos vistosos letreros con su nombre al principio y al final del camino. Según uno de los consultados, el veterano guarda de montes de Navacerrada Ricardo Domínguez 'Mingo', la senda fue antaño muy transitada por gabarreros en busca de leñas muertas y por hacheros que sacaban los pinos por ella al paraje conocido como cargadero de las Astillas. Ahora: si el tal Ortiz fue uno de ellos, 'chi lo sa?' El propio 'Mingo' se aplica a sí mismo el cuento del olvido: él captó hace 12 años en la Barranca, cerca del camino Ortiz, un venero que hoy lleva su alias. ¿Pero quién recordará dentro de cien años al 'Mingo' que dio título a la fuente de Mingo? Ni el Tato. Pues eso.

Circular por la Presa de Navacerrada - 20 de Noviembre 2013


Miércoles, 20 de noviembre de 2013

·        

9:15 - 17:00



Probabilidad de lluvia 5 °C / -2 °C



 

La próxima semana, el próximo miércoles, se prevé un descenso acusado de la temperatura y un tiempo inestable.
Es por ello que para este miércoles proponemos una marcha fácil de dos horas de duración, con un recorrido de 9 kilómetros y un desnivel de 283 metros. La dificultad es baja y la marcha es circular alrededor del Pantano de Navacerrada.
-----------------------------------------------------------

La quedada en el Parque de Bomberos de Villalba a las 09:15 
------------------------------------------
-----------------
El Almuerzo se celebrará en la sede culinaria del Navi en Alpedrete a las 15 horas.
----------------------------------------------------------


A Navacerrada se llega desde Madrid por la carretera M-601. Desde la Casa de Cultura, situada en el centro del pueblo, se siguen las indicaciones que conducen a la oficina de correos, desde la que se toma la calle Manzanares. Al final se encuentra el camino de la Longuera, lugar donde comienza la ruta ecológica del embalse de Navacerrada.

Este embalse recibe las aguas que descienden de la Sierra del Guadarrama, a través del Valle de La Barranca, por el que discurre el río también llamado Navacerrada (punto de interés número 1). La senda ofrece en su recorrido una panorámica espectacular, con el valle, La Maliciosa y La Bola del Mundo como hitos más importantes. En las aguas de este pantano se puede practicar la pesca de la trucha común (salmo trutta), ya que existe un coto gestionado por la Comunidad de Madrid.

Evolución de especies vegetales

A medida que el camino avanza, se contempla una evolución en la presencia de especies vegetales presentes. En la parte inicial del recorrido, se pueden observar una zona de prados que frecuentemente queda cubierta por las aguas de lluvia (punto de interés número 2).

El itinerario, que en un principio discurre cercano a bosques caducifolios de robles (Quercus pyrenaica, punto de interés número 3), se va salpicando de árboles de ribera que pueblan la orilla del embalse.

Poco a poco las condiciones son de menor humedad y nos encontramos especies vegetales como los sauces (Salix atrocinerea, punto de interés número 4: Entonces llegamos al muro de la presa, una zona más seca y menos húmeda en la que la vegetación es más propia de condiciones de mayor aridez (punto de interés número 5), en la que se pueden observar algunas aves acuáticas como el ánade azulón (Anas plathyrhynchos, punto de interés número 6).

Una vez superado el muro de la presa, desde el que se puede divisar el valle de La Barranca, los bosques de roble situados en la parte norte del recorrido, los pinares y, en general, una panorámica espectacular de la sierra, la senda regresa hacia la parte norte del embalse, y la vegetación cambia de nuevo. Esta vez las especies típicas de condiciones áridas son sustituidas por bosques con árboles de hoja caduca, como el roble o el fresno Fraxinus angustifolia (punto de interés número 7) y, por último, sauces de ribera (punto de interés número 8).

Una vez completado este recorrido, el caminante puede disfrutar contemplando una vista hermosísima de todo el embalse y del camino andado.

http://www.infosierrademadrid.es/htm/secciones/excursiones/nav_embalse1_7198.htm

CURIOSIDADES


La golondrina y la espina


Desde el monte de El Calvario hasta la Sierra de Guadarrama, una pequeña golondrina transportó una espina de la corona de Jesús de Nazaret


De leyenda
Por Rosa Alonso


La leyenda cuenta que durante el vuelo, su plumaje en el dorso se volvió negro en recuerdo de su muerte. La Dehesa de la Golondrina, en Navacerrada, toma su nombre de esta historia, ahondando en la arraigada tradición popular serrana, que considera a las golondrinas como `aves de Dios´, por haber aliviado su sufrimiento.
Un recorrido de 3.600 km
Jesús de Nazaret se encontraba ya en la cruz cuando una bandada de golondrinas apareció en el cielo. Se acercaron y se marcharon con la misma delicadeza, transportando en el pico una espina de la corona que sus captores habían trenzado para él. Volaron en dirección a las afueras de Jerusalén, donde formaron dos hileras cruzadas con las espinas sustraídas.
Una de ellas, la primera en arrancar una espina, se separó del resto y continuó su vuelo hacia el oeste, traspasando las fronteras de la ciudad hasta llegar al mar. Descansó cerca de la orilla y, quizás perdida, alzó el vuelo sin aparente rumbo fijo.
Pasaron los días, mientras sobrevolaba mares, montañas, ríos y, al fin, valles en los que descansar. Por miedo a que al abrir el pico se le cayera su espina, no se alimentó durante los 3.600 km, los que separan la ciudad de Jerusalén de la Sierra de Guadarrama.
Bajo el sol, su plumaje en el dorso se fue oscureciendo, hasta volverse casi negro. Parecía que la tristeza por la muerte de un amigo se expandiera por su cuerpo hasta transformarlo, tiñendo gran parte de sus plumas de oscuridad.
Llegada a la dehesa
Al llegar a, lo que es hoy, Navacerrada algo llamó su atención: una hermosa dehesa sobre la que descender. Y, por primera vez y exhausta como se encontraba, abrió el pico para beber, dejando caer la espina de la corona que había guardado.
Al acabar, las fuerzas abandonaron su cuerpo. El viento levantó la tierra de la dehesa y, cayendo en círculos, cubrió en pocos minutos a la pequeña golondrina. Con el paso del tiempo, del lugar donde quedó enterrada nació un hermoso roble y, de éste, surgieron otros, hasta convertir el paraje en un hermoso robledal.
En la actualidad, las prácticas ganaderas han transformado un emplazamiento natural que, al comienzo de la era moderna, debía asemejarse a un magnífico oasis. Sin embargo, aunque el lugar no recuerde lo que antaño fue, no se ha perdido la tradición de esta historia y la dehesa llevará por siempre el nombre común del ave que la encontró.

 

 

Marcha a la Laguna Grande de Peñalara -13 de Noviembre 2013

 

Ruta Laguna Grande de Peñalara 2.017 m

 

 

DESDE: El Puerto de Cotos, Rascafría - Madrid.

 

 

ZONA: Sierra de Guadarrama - Macizo de Peñalara - Sistema Central.

 

RESUMEN:  

 

Dificultad: MUY FACIL     Desnivel: 160 m     Longitud: 7 km    Tiempo: 3 horas    

 

Es una ruta a Peñalara , muy fácil, y subes a 2.000 m de altitud, se puede hacer con niños, ningún problema, el desnivel es muy tendido, Salimos del puerto de Cotos y cogemos bordeando la Venta de Marcelino, empezamos a subir por la calzada con un asfalto de empedrado, dejando a nuestra izquierda la caseta de información de la zona, en poco más de 100 metros  la pista deja de estar empedrada, subimos esta primera cuesta unos 200 m y culminamos en el mirador de la gitanilla, para quien no haya subido nunca, se podría decir que ya os habéis quitado la mitad del desnivel unos 80 m, seguimos unos metros más tomando la curva final y estamos en un Cobertizo.

Aquí cogeremos el camino de la derecha, que sube como con unas escaleras de madera , hasta que lleguemos a una valla que se puede abrir sin ningún problema, ya estamos por lo que se denomina el camino del agua de Peñalara , que es la Ruta a Peñalara típica de Senderismo para ir a la   Laguna Peñalara , llegaremos hasta la choza de guardas, y un puente de madera que tendremos que dejar a nuestra derecha, hasta este punto son unos 2 km, y en 1 hora se puede hacer, ahora ya tenemos a la vista casi todo el macizo y aunque no vemos la Laguna Peñalara todavía , es porque está más alta que en el nivel que nos encontramos, pero la tenemos de frente. Ahora tenemos que seguir de frente, no tenemos que desviarnos ni a derecha ni a izquierda, el sendero es recto.

En poco más de media hora desde este punto, estaréis rodeando y viendo La Laguna Grande de Peñalara.

Laguna de Peñalara, es una maravilla de la naturaleza, y más teniendo en cuenta que es de procedencia glaciar.

En 1.30' h esta Ruta tiene su recompensa, entre tanto, por el camino el primer kilómetro, habéis tenido unas bonitas vistas de toda la cuerda larga, Cabezas de Hierro, Valdemartin, y el resto, y los últimos 500 m son para deleitarse con las vistas del circo que forma el macizo de Peñalara.

La vuelta por el mismo trayecto, en total serán 7 km, y sin contar las paradas 3 horas, por lo tanto, para poder echar la mañana en plan familiar, y además ver una de las zonas más emblemáticas y bellas de las Montañas de Madrid. Recomendado como Ruta a Peñalara.

 

Laguna Grande de Peñalara

 

 

 Es de origen glaciar y está a una altitud superior a 2.000 m, todo el año tiene agua, y tiene alrededor de 6.000 m2 de superficie y está rodeada de praderas y zonas rocosas hacia las laderas de las cumbres que la protegen. Pertenece al Macizo de Peñalara, que a su vez pertenece a la Sierra de Guadarrama y se encuentra en la zona central, esta sierra tiene aproximadamente unos 85 km de longitud, siendo su pico más alto y techo de Madrid y Segovia, el Pico de Peñalara con sus 2.428 m, el Buitre Negro y el Águila imperial, por supuesto las Cabras montesas,  podrían llegar a verse por estas cumbres. Este Macizo está formado de Suroeste a Noreste Hermana Menor - Hermana Mayor - Peñalara - Risco de los Claveles - Risco de los Pájaros, la cara Este del macizo está repleta de Lagunas, algunas de ellas de origen glaciar, las más importantes, Laguna Grande, 5 lagunas, laguna de los claveles y la más grande en longitud la laguna de los Pájaros.

 

 

LEYENDAS DE LA LAGUNA DE PEÑALARA

 

La Laguna permanece congelada gran parte del año y sus aguas profundas y gélidas tienen algunas curiosas leyendas…

Una pastora de la zona extravió un cordero entre las rocas y atraída por extraños ruidos que provenían de la laguna, se adentró en el agua para intentar salvarle y se ahogó sin remedio.  Se cuenta que cada noche de difuntos emerge del centro de la laguna una isla donde se distingue la figura de una pastora, entre luces misteriosas.   También hay quien dice que la pastora se convirtió en ondina, hada o ninfa de las aguas y que con su dulce canto intenta atraer a los montañeros que andan por la zona para ahogarles en la laguna.

 

Otra leyenda cuenta que mucho tiempo después dos amigos intentaban averiguar los secretos de la isla que emergía y la luz que desprendía.  Uno de ellos cruzó la laguna a nado con un libro entre los dientes. Cuando llegó a la orilla comenzó a leerlo en voz alta, mientras su amigo cruzaba nadando a su vez.  Cuando éste llegó al centro del pequeño lago, el que estaba leyendo cerró el libro de golpe y las aguas se tragaron a su amigo, que nunca más apareció.

Pateando por el Puerto de Navacerrada - 6 de noviembre 2013

 

     Cumbres de Guadarrama y de Fuenfría,    
  Columnas de la tierra castellana,    
  Que, por las nieves y los hielos, cana,    
  La frente alzáis con altivez sombría:    

     Campos desnudos como el alma mía,    
  Que ni la flor ni el árbol engalana:    
  Ceñudos al nacer de la mañana,    
  Ceñudos al morir de breve día.    

      Al fin os vuelvo a ver tras larga era:    
  Os vuelvo a ver con el latido interno    
  Del patrio amor que vivo persevera.    

     Para mí y para vos llegó el invierno:    
  Para vos tornará la primavera,    
 

Mas mi invierno ¡ay de mí! será ya eterno.

 

 Gabriel García Tassara  (Duque de Europa)

Un poeta olvidado

   

La Marcha comenzará en el Puerto de Navacerrada y continuará por el cerro del Telegrafo y Siete Picos; para acortar la marcha desde el 2º Pico se descenderá al Collado Ventoso y por el Camino Smitch volveremos al Puerto de Navacerrada.

 

-----------------

La quedada día 6 de noviembre a las 09:15 en el Puerto de Navacerrada.

 

-----------------

 

El Almuerzo a las 15 horas en Alpedrete (Sede Culinaria del GD Navacerrada)

 

 

ITINERARIO CON VARIANTES

 

El camino habitual para emprender la ruta de los Siete Picos arranca en el Puerto de Navacerrada. Justo al pie de la Venta Arias, donde se toma la carreterilla que lleva al Escaparate. Sólo hay que seguirla unos metros, hasta alcanzar las escaleras metálicas que llevan a la base del telesilla del Telégrafo. Debe su nombre a que en su cima estuvo mucho tiempo instalada una de las torres de señales que recorrían de norte a sur la península Ibérica. Permitían éstas el aparente milagro de trasladar las noticias de punta a punta de nuestra geografía en cuestión de minutos, cuando el medio más rápido de transmisión de las nuevas era el caballo. Su secreto eran las señales ópticas.

Se asciende por una pendiente bastante empinada aunque corta, a la izquierda de lo que en invierno es una pista de esquí y bajo el tendido del telearrastre. En poco más de diez minutos se alcanza su fin, borde de una amplia planicie. No lejos y junto a algunas construcciones, duermen su sueño estival decenas de sillas de los remontes de una estación de esquí que tuvo un pasado importante pero que carece del menor futuro.

 

Un camino ancho y con vocación de pista, recorre la alargada meseta de esta cumbre, abriéndose paso entre los piornos. Se dirige a un conjunto rocoso en cuyo punto más alto descolla una pequeña figura. Enseguida se alcanza la base de este pequeño roquedo y, entre las peñas se conquista la primera de las cumbres de la jornada. El Alto del Telégrafo, de 1,969 metros y en cuya peña más alta se descubre a la Virgen de Las Nieves, en cuya peana no suele faltar un ramo de flores.

 

De vuelta al camino, se continúa con el mismo rumbo y tras sortear un segundo afloramiento rocoso, Cerro del Telégrafo, 1.978 metros, un breve descenso lleva al pie de una amplia pradera. En sus tiempos aquí estuvo un refugio del Club Alpino Español, la más veterana de las entidades montañeras madrileñas.Sus restos todavía permanecen en el centro de este amplio terreno despejado. El camino lo cruza por su lado norte y alcanza un tenue collado al pie de una rotunda loma cubierta de pinos.

 

Algunas trazas dan cuenta de los caminos que confluyen en la encrucijada situada al pie de la pendiente, donde también se descubre uno de los mojones reales que señalaban las lindes de los Montes de Valsaín, al norte de la montaña. Hay que seguir cualquiera de los caminos que en esforzada y zigzagueante tirada trepan por la empinada ladera y atraviesa el pinar. Es un tramo esforzado, el más severo de toda la excursión. Poco a poco y según se acaba la cuesta, a dos mil metros de altura, los pinos van dando paso a pedregales y piornos, hasta que el camino se vuelve horizontal.

 

Cien metros más adelante se descubre el Séptimo Pico. Con 2.138 metros es el más alto de los siete. Un vértice geodésico lo testifica en su cima. También el de formas más rotundas y definidas. Consiste en un promontorio rocoso de unos veinte metros de altura que sobresale de un golpe sobre un lomo de la sierra por donde marcha la senda.

 

Sin que sea complicado, subir a su misma cumbre es un ejercicio delicado que sólo deben acometer quienes conozcan los rudimentos de la escalada. La ruta arranca en el punto donde el camino lame el roquedo final, por una serie de escalones rocosos y fisuras sencillas, situadas en la parte izquierda de su lado norte.

 

Desde su cumbre, igual que desde las del resto de picos y también de gran parte de este tramo de la excursión, se descubre un amplio panorama que abarca toda la parte central de la Sierra del Guadarrama. A destacar la diferencia entre las vertientes sur, donde destaca el enorme abismo del Hoyo de Siete Picos, que cae de un tajo varios centenares de metros, y la norte, poblada por los frondosos bosques de Valsaín que van más allá de La Granja de San Ildefonso.

 

Por el lado norte, el camino bordeará todos los picos. Lo primero que hace es dirigirse al muy cercano Sexto, de cuya cima de 2.117 metros pasa muy cerca, aunque sin alcanzarla. Para pisarla hay que hacer un breve desvío y regresar al camino, que desciende por la ladera norte, alejándose del siguiente, el Quinto Pico, de 2.107 metros.

 

Para alcanzarlo, hay que desviarse por un rumbo indefinido entre las piedras y trepar entre los bloques cimeros hasta su punto culminante. De retorno al camino, enseguida se alcanza una bifurcación. El ramal de la derecha desciende directo al Collado Ventoso. Tomar el de la izquierda que continúa en las proximidades de los roquedos de los Siete Picos.

 

El Cuarto Pico, 2.088 metros, es el más complicado de los Siete. Una vez en la base del pináculo de cima, trepar por un sistema de bloques y chimeneas hasta la base del bloque final. Encaramarse al mismo exige conocimientos de escalada.

 

Se retorna al camino, dirigiéndose al algo más alejado Tercer Pico, de 2.094 metros, en el que resulta visible una oquedad entre sus rocas llamada la Ventana del Diablo. Se cruza un amplio collado, donde la senda se abre paso entre los piornos. Hay hitos de piedra y llaman la atención en esta parte varios pinos de troncos secos y retorcidos cuya brillante madera parece plata. Por terreno igual de sencillo que en el anterior se alcanza la cima.

 

El cercano Segundo Pico, 2.089 metros. Se asciende por un corredor rocoso que divide el cono final en dos cimas. Al final de la trepada, optar por las rocas de la izquierda que llevan al punto más alto.

 

 

De regreso al collado entre el Tercer y el Segundo picos, bajar con rumbo Norte, izquierda, descendiendo por una canal por la que sucesivos hitos del camino llevan al interior del pinar. Algo más adelante el camino gira a la derecha, llevándonos al cercano Collado Ventoso, al que se llega un par de horas después de iniciada la marcha en el puerto de Navacerrada.

CURIOSIDADES

 

La Leyenda del Dragón de Cercedilla

 

Dice la leyenda, que aquél que beba de las fuentes de Cercedilla, no se hará viejo. Y parece ser verdad. A menudo camino por los montes de Cercedilla y me encuentro con multitud de jóvenes de casi cien años que continúan recorriendo sus caminos y bebiendo agua de sus fuentes.

Siendo niño, una noche muy cruda de invierno, en la que los dedos de pies y manos parecían no ser tuyos, y el aire resoplaba bajando por el hueco de la chimenea produciendo silbidos, mi abuela nos contó una leyenda que dijo que se la oyó a su abuela.

Cuando ni tú ni yo habíamos nacido y los hombres iban con taparrabos porque el Carrefour aún no había venido, llegó hasta estos lugares un dragón muy cansado por haber recorrido medio mundo buscando LA FUENTE DE LA ETERNA JUVENTUD. Sabía que esta fuente, se hallaba en el lugar donde estuviera la veta con el cristal de CUARZO más puro. El dragón caminaba lentamente porque sus patas apenas podían moverse por las enormes ampollas que tenía bajo su pie maltrecho. Buscaba y rebuscaba arañando la tierra con las garras del pie izquierdo, una señal que le mostrara la pureza de las piedras del lugar. No tuvo la prudencia necesaria para cambiar su energía desde la izquierda a la derecha. Algunas personas de hoy en día continúan sin darse cuenta de la importancia de esa alternancia. Mil veces buscó, mil veces no halló. En la búsqueda de la cuarcita más pura llegó hasta La Capadocia en la región histórica de Anatolia, en aquellos tiempos llamada Persia, antes llamada Asíria, antes llamada Nosé. Todas sus piedras volcánicas removió una a una, después de mucho tiempo y no sé qué más, hundido en una gran “frustrade” hoy llamada depresión regresó a su lugar natal Sinyentullojajaja, después llamada Tumbucajojojo, hoy llamada Zhangjiajie, las montañas más bellas de China.

Un viejo pescador que faenaba en el Lago Baofeng sobre un grueso tronco de caña de bambú, cuyo único arte de pesca era un cormorán al que le ponía un lazo en el cuello para que no se tragara el pescado, le contó que en un lugar muy remoto llamado Kebonita, después llamado Hispania, hoy llamado España, existía un lugar maravilloso, donde en lo mas recóndito de sus pinares, se encontraba una colosal gruta tallada en la más dura piedra de granito que en el mundo hubiera. En su parte más profunda, hallábase la roca de cristal del cuarzo más puro que jamás se hubiera visto. De ella manaba LA FUENTE DE LA ETERNA JUVENTUD.

Por todos es sabido, que el cristal de cuarzo tiene propiedades piezoeléctricas, eso le convierte en ese material maravilloso que mide con mayor precisión el tiempo. Con el cuarzo algunas sustancias, como por ejemplo el agua, presentan moléculas denominadas moléculas polares. En ellas el centro de las cargas positivas no coincide con el centro de las cargas negativas y, por tanto, hay una asimetría en la distribución de cargas en la molécula. Se concluye que este agua imantada pudiera tener propiedades que alarguen la vida de las células indefinidamente.

Pero sigamos con la leyenda, mil noches y tres días tardó el dragón en llegar a Cercedilla. Nunca sabremos dónde está esa cueva, ni siquiera si dentro de ella continúa el dragón, lo que sí sabemos es que vivimos en un pueblo maravilloso que hay que recorrer palmo a palmo, conocer todos sus rincones, caminar por todas sus lindes y beber de todas las fuentes del monte, para sentirse vivo. No sea que la leyenda sea verdad.

Esta leyenda debe ser muy antigua, en la Edad Media a los Siete Picos se les llamaba la Sierra del Dragón porque a nadie se le escapa que las cimas de los Siete Picos pertenecen sin duda, a las crestas que tienen los dragones en el espaldar. Aunque no termino de creer en la leyenda, voy a diario al monte, recorro sus senderos y bebo de las fuentes.¡Por si acaso!

 

 

Ezequiel Martín Montalvo

CUARTA REUNIÓN VETERANOS DEL " NAVI" - 30 OCTUBRE 2013

EL CAMINO PURICELLI

 

GUERRA AL ASFALTO

Un paseo por la falda de la Peñota, en el valle de la Fuenfría, siguiendo una carretera abandonada en 1936

 Texto de Andrés Campos

 

Hoy, la pretensión de construir una carretera a través de un paraje natural, o siquiera de remodelar una vieja, cuenta con la oposición previa e incondicional de los ecologistas, intelectuales y progresistas en general, pero en los años 30 ocurría sorprendentemente lo contrario. En los años 30, y en Madrid, eran los protomontañeros, ex-alumnos de Giner y pensadores de izquierdas los que demandaban más “pistas automovilistas” para facilitar a los “esclavos de labor agotadora” –obreros, o sea– el uso y disfrute del Guadarrama: “Es necesario”, decían, “que el acceso a ese pulmón matritense no sea un privilegio de las clases pudientes ni aun de las acomodadas, sino de todos, porque todos tienen derecho a respirar y a vivir” ('Folleto de propaganda de Cercedilla y sus alrededores', 1934).

Así fue como, durante la Segunda República, siendo ministro de Obras Públicas el socialista Indalecio Prieto, se emprendió la construcción de una carretera directa a la sierra por el monte de El Pardo, otra de Miraflores a Rascafría por el puerto de la Morcuera, otra de la Morcuera a Cotos por la umbría de Cuerda Larga, otra de Cercedilla a Valsaín por el puerto de la Fuenfría y otra más del puerto de la Fuenfría al de Navacerrada por la solana de Siete Picos. Cinco proyectos, a cual más atroz, cuyo único mérito, por buscarle alguno, fue el de haberse anticipado en casi tres décadas a los desaforados planes del desarrollismo franquista, que aún colean.

Suerte que, de todas aquellas calzadas, sólo se finiquitó antes de la guerra la del puerto de la Morcuera –donde, por cierto, Azaña gustaba de pasar la tarde cuando quería salir de Madrid– y las demás quedaron a medio hacer. De una de ellas, la que iba a llegar a Valsaín, resta hoy en el valle de la Fuenfría un tramo conocido como el camino Puricelli –Puricelli Española se llamaba la constructora–, el cual forma parte de un ruta pedestre de cuatro kilómetros, señalizada con círculos azules, que va de la estación de Cercedilla al sanatorio de la Fuenfría, faldeando la Peñota y Peña Águila.

Suponiendo que hemos arribado a Cercedilla en tren, avanzaremos por un senderillo junto a la vía 1 –dirección Segovia– hasta llegar a la boca del túnel, para tomar aquí a la derecha por el paseo de Ródenas, que asciende en zigzag, entre árboles marcados con las mentadas señales, hasta el arranque del camino Puricelli. Lo que sigue es un grato paseo por la vieja plataforma empedrada, a la sombra de los pinos, los robles y los cerezos silvestres. Así, hasta topar el sanatorio de la Fuenfría, un antiguo hospital de tuberculosos, coetáneo de Prieto y Puricelli, que debió su creación, como tantos otros de la sierra, a la superstición de que la tisis se curaba, según los prospectos, “respirando a pleno pulmón el aire puro y recibiendo en la piel los benditos rayos de sol, de tan gran poder actínico”.

El regreso lo efectuaremos, para variar, por el camino de los Campamentos. Nos bastará rastrear, en dirección contaria a la que traíamos, los redondeles rojos pintados sobre los pinos, para enlazar enseguida con una pista que conduce al campamento de la Peñota, sito en la gran pradera del rellano del Hornillo, desde donde se avista divinamente Siete Picos hacia el norte y, hacia el sur, la llanura sin límites de Madrid, que –decía Juan Antonio Dimas, jefe de los Exploradores de España, en 1934– “parece, bajo la aurora, Arcadia, bajo la paz de la tarde, Palestina, y a la noche, una inmensa bahía salpicada con las luces de posición de todos los trasatlánticos y los reflectores deslumbrantes de todas las escuadras del mundo”.

 

Rebasado el campamento, la pista forestal baja culebreando a la estación. Está vedada al tráfico, como todas en Madrid. Mas siempre hay el cuco piloto carpetovetónico que, haciéndose el sueco, se mete hasta la pradera. Con lo que se demuestra que, en esto de querer llegar en coche hasta el fin del mundo, seguimos como en los años 30, cuando la sierra se libró por chiripa de la telaraña del asfalto.

 

 

Circular al Cancho de los Muertos - 23 de Octubre 2013

  • Cancho de los Muertos, La Pedriza
  • La marcha está prevista a el CANCHO DE LOS MUERTOS, pero antes de confirmarla el amigo Martín se va a desplazar mañana a La Pedriza para verla y comprobar que no existe dificultad en caso de lluvia. Si no la hay la ruta será la previsto, y de haberla se cambiara por otra en la misma Pedriza, pero mas factible de hacerla sin riesgos.

     

    Comunicado de Martín:
    Hemos estado Jacinto y yo esta mañana. El día expléndido. La ruta fenomenal, sin ninguna dificultad, muy bien señalizada hasta el Collado Cabrón, donde tomaríamos el tentempie. Luego se baja por una senda un poco más estrecha sin señalizar, pero que no tiene perdida hasta casi El Prado Peluca, enlazando con la autopista de La Pedriza. Nosotros con una parada de 1/2 hora hemos tardado 2 horas y media. Hemos empezado a las 9,30 y acabado a un poco más de las 12. Podemos hacer otra actividad muy buena después si nos sobra tiempo, que es visitar el Centro de Interpretación de La Pedriza.¡¡Precioso!!. Con vídeo y todo.
    El recorrido es de 6 kilómetros.



    http://www.wikirutas.es/rutas/Madrid/La_Pedriza/Circular_al_Cancho_de_los_Muertos/


    El punto de encuentro está situado en el último aparcamiento de Canto Cochino, el que está al lado del puente que cruza el río al lado de los barracones.

     

    El Almuerzo, será en Manzanares el Real. Restaurante Parra, Calle de los Panaderos, 15. El Precio del Menu es de 10€.

AULA DE LA NATURALEZA -PEDRIZA
AULA DE LA NATURALEZA -PEDRIZA

Leyendas de La Pedriza

 

El Cancho de los Muertos

Cuenta la leyenda que el jefe de un grupo de bandoleros denominado “los Peseteros” tomaron en cautiverio a una señorita perteneciente a una familia aristocrática de Madrid que fue su compañera durante mucho tiempo. Un cierto día, por motivo de su profesión (bandido) hubo de ausentarse, teniendo que venir a Manzanares con toda su cuadrilla, dejando al cuidado de la dama y del cobijo a dos de sus secuaces, que no tardaron en intentar abusar de la encomendada a su custodia. A tal efecto, los dos guardianes se sortearon quién sería el afortunado en poseer el más preciado tesoro de su capitán. El que fue elegido se dirigió al lugar donde se encontraba la que iba a ser una víctima fácil. Cuando la dama se percató de los propósitos del hombre que se la acercaba, demandó auxilio. A sus gritos acudió el compañero que antes se sorteó la posesión. Ambos se la disputaron en una lucha en que quedó muerto uno de ellos.

Con el regreso del jefe, tuvo noticias de lo acaecido, y ante toda su cuadrilla, dictó sentencia; y el vivo fue condenado a llevar el cadáver a un terreno que fuera más apropiado que ese lugar, encaminándose pues, a los riscos del camposanto o de los muertos, donde tuvo que arrojar el muerto del que fue su compañero al peñascal cercano. La justicia al muerto ya estaba, quedando por decidir el castigo que éste merecía por intentar apropiarse de lo que a su custodia se confía. Se le otorgó la muerte y, acercándose el capitán al reo le dio un fuerte empujón, para enviarle a hacer compañía al cadáver que antes había arrojado. En su caída cogió de un pie al jefe y los dos rodaron por los canchos hasta un lugar recóndito en que, según el pastor, aún blanqueaban los huesos de los tres cadáveres. Después de todo esto la banda se dispersó, dejando como castigo abandonada en la sierra a la causante involuntaria de aquel suceso.

Largo tiempo anduvo desorientada la dama por entre los canchales hasta que, un pastor local criado en esta Sierra apodado Mielro, se acercó a encontrarla y la condujo hasta Madrid devolviéndola a su familia que la creía muerta...

 

 

Nos Vamos a Cabeza Lijar... 16 octubre 2013

Esta marcha es un homenaje a nuestros compañer@s Pedro y Paquita


http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=393983

La quedada a las 08:45 en el Parque de Bomberos de Collado Villalba.

El restaurante para almorzar está por determinar.

Nota.- Como en la marcha de ayer, los participantes iremos asegurados a través del seguro concertado por Martin. Excepto aquell@s que estén federados o dispongan de otra modalidad.

Curiosidades:

Bandoleros, guerra y la mina

Este lugar de la Sierra de Guadarrama, cercano a una vía principal de comunicación, como es la ruta que une la capital de España con todo el noroeste peninsular, y alejado, al mismo tiempo de los núcleos principales de población ha sido refugio y terreno para el pillaje y el bandolerismo. Son muchos lo bandoleros que tuvieron sus refugios por estos montes, entre ellos destaca Juan Peña.
En el verano de 1936 el ejército franquista vio detenido su avance sobre la capital del Estado en las cumbres de esta sierra. Cabeza Líjar tomó doble valor estratégico basado, por un lado, en su ubicación y por otro en la existencia de una mina de wolfamio. Las tropas republicanas, compuestas por algunas unidades militares que permanecieron fieles y por milicianos y voluntarios internacionalistas lograron evitar la toma de la capital hasta el último año del conflicto lo que obligó a los sublevados a cambiar de estrategia y reactivar el frente norte (País Vasco y Asturias) en la primavera de 1937.

http://es.wikipedia.org/wiki/Cabeza_Líjar

Nos vamos a Cercedilla -Ruta de los Miradores - 9 de Octubre 2013

Concentración en el Parque de Bomberos de Collado Villalba, a las 08:45.
Marcha con un recorrido de 9 kilómetros.

http://www.planificatusviajes.com/2013/08/cercedilla-ruta-de-los-miradores.html

Nota:- Sería conveniente sacar un seguro colectivo de responsabilidad Civil. Martín ha contactado con una compañía de seguros que nos cobraría 2,50€ por participante. El seguro hay que sacarlo, al menos 1 día antes de la actividad.El mínimo son 5 personas. L@s que estén interesad@s comunicárselo a Martín.
El almuerzo en Alpedrete



Aquell@s que quieran utilizar el tren de cercanías estos son los horarios desde Chamartin (Los trenes salen de Atocha)

Línea Hora Salida Hora Llegada Tiempo de Viaje
C2      06.16         07.25               1.09
C2      06.47         07.54               1.07
C2      07.15         08.24               1.09
C2      08.15         09.21               1.06

Ruta: COLLADO HORNILLO-PEÑAS BLANCAS-CUEVA VALIENTE - 2 de Octubre 2013

Día 02 de Octubre de 2013

 

Marcha de los miércoles.

 

 

 

COLLADO HORNILLO-PEÑAS BLANCAS-CUEVA VALIENTE.

 

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1423732

 

La quedada a las 08:45 en el Parque de Bomberos de Villalba.

 

Para llegar a Peguerinos desde Collado Villalba:

 

http://goo.gl/maps/wFesh

 

Para almorzar nos han recomendado:

"Las Navas del Marqués en Restaurante Magalia hay menú y está muy bien. Este tiene web puedes ver el menú y precio 9,50"

http://www.restaurantemagalia.com/web/?page_id=49

 

 

 

Nota: Si algún/a participante no dispone de medio de transporte, nos lo comunicáis y veremos cómo acoplarle/a

Ruta Chorrera de Mojonavalle - 25 de Septiembre 2013

Puerto de Canencia- GR 10 - 12 febrero 2014

Alternativa Embalse Navalmedio - A pisar nieve (5-02-2014

Puerto de Canencia, Chorrera de Mojonavalle

 

Ruta a la Chorrera de Mojonavalle

 

DESDE: El Puerto de Canencia - Bustarviejo -Canencia - Comunidad de Madrid.

 

ZONA: Sierra de la Morcuera - Sierra de Guadarrama.

 

RESUMEN: Dificultad: MUY FACIL    Desnivel: 120 m     Longitud: 6 km    Tiempo: 3 horas       Material: Senderismo

 

Esta es la marcha que tenemos prevista realizar el próximo 25 de Septiembre.

 

Pinchar en el enlace para verla con más detalle.

 

http://losk2delaskumbres.blogspot.com.es/2013/01/chorrera-de-mojonavalle.html